lunes 17/1/22

La Mancomunidade das Terras do Navea-Bibei es sin duda un organismo que ocupa titulares por las interminables discusiones entre sus miembros desde hace más de diez años.

Después de que durante más de una década la mancomunidad apenas haya funcionado, el pleno de San Xoán de Río (que forma la mancomunidad junto con A Pobra de Trives) acordó salir de la misma. Para ello exigieron la celebración de un pleno de la mancomunidad que finalmente fue autoconvocado —al no cumplirse los plazos— para las 12.00 horas de hoy.

Así, en la tarde de ayer, el presidente de la mancomunidad, Miguel Sierra convocó un pleno de urgencia 15 minutos antes del ya convocado. El único punto del orden del día era el ingreso del concello de Castro Caldelas en la mancomunidad.

De este modo, en la mañana de hoy se celebró un primer pleno en el que los representantes de San Xoán votaron en contra de la urgencia del pleno. Al ser mayoría los representantes de San Xoán (el concejal trivés adscrito a Son de Trives no acudió a la sesión) no se pudo votar el ingreso de Castro Caldelas. “Dado que levamos case un ano esperando por un pleno, que finalmente foi autoconvocado despois, de pasar 15 días hábiles, e non facelo o presidente, non é de recibo convocar un pleno urxente extraordinario en menos de 24 horas”, alegó el alcalde de San Xoán, Xosé Miguel Pérez.

Por su parte, el presidente de la mancomunidad, Miguel Sierra destacó que los representantes de San Xoán habían bloqueado la entrada de Castro Caldelas. “Ahora tendremos que convocar otro pleno para la entrada de Castro Caldelas”, aseguró Sierra quien calificó la actitud de los ediles de San Xoán como “política barata”. “Hay unos oscuros intereses por parte del alcalde del San Xoán de Río para estas acciones, yo si no, no lo entiendo”, afirmó Sierra quien no concreto qué intereses tendría. “Lo cierto es que la Xunta le debe un dinero a la residencia y si se disuelve la mancomunidad no hay manera de cobrar ese dinero. Si quieres abandonar la mancomunidad que lo haga pero que quiera disolverla es incomprensible”, destacó Sierra.

En el siguiente pleno el único punto del orden del día fue la disolución del organismo, momento en el que los representantes de San Xoán no votaron a favor alegando que si Castro Caldelas quiere entrar en la mancomunidad, no van a disolver la entidad; aunque si votaron a favor de que San Xoán deje la mancomunidad. “Segundo estatutos, continuamos sendo membros da Mancomunidade con todos os dereitos e deberes durante un mínimo de 365 días e neste tempo deixar solucionados todos os problemas abertos, sobre todo os relativos o matadoiro e residencia”, destacó el alcalde de San Xoán. Lo cierto es que ni San Xoán ni la mancomunidad conocen la partida que tiene que abonar el concello de San Xoán para abandonar la mancomunidad.

Además, los representantes de San Xoán exigieron a la mancomunidad la celebración de una reunión, la próxima semana, con los siete concejales de San Xoán y los once de Trives así como los representantes de los trabajadores de la residencia para buscar una solución beneficiosa para todos. “En caso de non convocala farémolo nos en San Xoán de Río a semana seguinte”, señaló Pérez.

Nuevo episodio en la telenovela de la Mancomunidade das Terras do Navea-Bibei