domingo 24/10/21

Siempre quedarán Twitter y Telegram

La caída masiva de Facebook, WhatsApp e Instagram, controlados por la primera compañía, provocó que muchos de sus usuarios migraran durante unas horas a otras plataformas de mensajería
somoscomarca_ordenador_redes_sociales_twitter

A las 17:35 horas del lunes, 5 de octubre, las redes sociales que maneja Facebook, que incluyen WhatsApp e Instagram, sufría una caída a nivel mundial provocando que 3.000 millones de personas no pudieran comunicarse a través de estas plataformas.

Esto provocó en primer lugar que la gran mayoría de usuarios recurrieran a Twitter y Telegram para poder comunicarse. En el la web del "pajarito" era tendencia todo lo relacionado con el suceso. Así multitud de personas twitteaban sarcásticamente sobre la caída, y también mostraban gráficamente memes que ayudaban a llevar la situación en clave de humor.

A las 23:45 regresaba el servicio de Facebook, a su vez Instagram comenzaba a dejar publicar "historias", mientras que WhatsApp poco a poco permitía enviar mensajes. En torno a las 00:30 horas, las 3 redes sociales operaban con normalidad.

Esto ocurrió debido a un “cambio en la configuración” de los servidores que coordinan el tráfico entre sus centros de datos tal y como explicaron desde Facebook. La compañía concreta que la interrupción del tráfico de la red tuvo un efecto en cascada en la forma en que se comunican sus centros de datos, lo que paralizó sus servicios.

Cada vez que un dispositivo solicitaba acceso a cualquiera de las tres redes, los servidores eran incapaces de traducir la opción de acceder a las redes. Si bien se podía entrar a las apps, los móviles por ejemplo no daban encontrado el lugar donde que daba acceso a los mensajes o publicaciones.

Óscar Yáñez de APP Informática, asegura que esta situación no es rara, ya que la compañía ofrece un servicio a nivel global, y las 6 horas de espera fueron pocas para los problemas que tuvieron.

Tras solucionarlo, la compañía debe enfrentarse a una pérdida de confianza por parte de los usuarios, que nunca estuvieron tanto tiempo sin el servicio. Pero también por parte de los inversores, que han hecho perder a Facebook miles de millones de dólares.

Siempre quedarán Twitter y Telegram