viernes. 19.04.2024

La Federación Gallega de Municipios y Provincias, Fegamp, ha elegido hoy O Barco como su sede para la reunión de portavoces.

Fueron dos temas los principales. Uno la nueva Ley de Bienestar Animal y otro la de contratación del sector público.

Respecto al primer asunto, el presidente y alcalde de O Barco, Alfredo García ha informado de  un informe presentado por el ayuntamiento de Carballo que cifró entre 50.000 euros y 200.000 euros el sobrecosto que supondrá para los ayuntamientos adaptarse la nueva Ley de Bienestar Animal.

En los últimos meses son muchos los concello gallegos que han mostrado su malestar con las novedades que exige la Ley de Bienestar Animal para los municipios. El sacrificio cero y el deber de atender todas las necesidades veterinarias de los animales abandonados, engrosan la factura de gastos que los concellos están asumiendo sin ayuda económica por parte de la Administración Autonómica.

La Fegamp, tras mantener una reunión con la conselleira de Medio Ambiente, está haciendo un estudio de las infraestructuras que existen en Galicia para acoger animales abandonados que estará listo en las próximas semanas. Tras la evaluación de infraestructuras, la Fegamp mantendrá una nueva reunión con el departamento de Medio Ambiente para llegar a acuerdos e intentar solucionar el desbordamiento que tienen los municipios en este campo.

Otro tema que destaca la federación en cuanto a esta ley, es la necesidad de identificar a los perros mediante chip para tener la opción de devolver a los perros a sus dueños. Desde la federación exigen más sanciones a propietarios de perros que no estén identificados para evitar en la mayor medida posible el abandono de animales.

Por otra parte, en la reunión de portavoces de la Fegamp también se aprobó un manifiesto de rechazo a la Ley de Contratación del Sector Público ( LCSP), puesta en marcha en el pasado mes de marzo, y que está provocando la parálisis administrativa municipal. El presidente de la Fegamp, Alfredo García, comunicaba que los ayuntamientos consideran que la  LSPC está formulada en beneficio de las grandes empresas por lo que supondrá el hundimiento del comercio local.

Como ejemplo, indicaba el presidente de la Fegamp: “la obligatoriedad de contratación electrónica que indica esta ley dejará fuera de los procesos de adjudicación a las empresas locales, que cuentan con poco personal y medios técnicos limitados y no serán capaces de participar en los procesos que les exige la noticia normativa”.

Además el alcalde de O Barco alertaba de otro peligro aún mayor: “el problema aún es mayor ya que las grandes empresas que habían accedido a las obras o servicios municipales subcontratarán el trabajo a las pequeñas empresas locales que realizarán el mismo trabajo por menos dinero y subordinadas a una grande empresa”.

La Fegamp trata en O Barco la nueva Ley de Bienestar Animal y la de contratación del...