martes 7/12/21

El arqueólogo dice que la comarca tiene potencial turístico y que esta zona puede ayudar a contextualizar Las Médulas y la Ribeira Sacra

Lauro Olmo Enciso, arqueólogo con orígenes en Valdeorras, hijo del dramaturgo barquense Lauro Olmo Gallego Olmo y director del Parque Arqueológico de Recópolis —Zorita de los Canes-Guadalajara— estuvo en O Barco para clausurar la asamblea ordinaria anual de AEVA. Considera que Valdeorras tiene futuro, desde el punto de vista turístico y de sus recursos patrimoniales. Valora su situación estratégica pues, a caballo entre Las Médulas y La Ribeira Sacra.

Señala que hay esperanza y optimismo no sólo en Valdeorras sino también en el resto del país. Y ello porque España es la tercera potencia mundial en patrimonio cultural, después de Italia y China. «Somos unos de los pocos países que menos hemos hecho por poner en valor el patrimonio», sentencia.

Cita la cifra que confirma dicha aseveración: España recauda 18.500 millones de euros al año en materia de turismo cultural, una cantidad que Italia supera ampliamente, con algo más de 40 millones teniendo menos visitantes. « La diferencia es enorme y parte de la esperanza pues podemos aprender de lo que se ha hecho bien y mal», añade.

La puesta en valor de los recursos propios en Valdeorras, considera, es una iniciativa más para el desarrollo económico y social, «la valoración de la propia identidad, porque la hay, hay mucho patrimonio». Además, destaca que la comarca está situada entre dos polos patrimoniales, Las Médulas y la Ribeira Sacra, orientadas a las actividades productivas, en el primer caso la minería y en el segundo, el vino.

Valdeorras es una zona rica en patrimonio y cuenta con zonas productivas. «Tanto la minería como el vino son actividades transversales y tienen memoria. Habría que elaborar un plan estratégico», estima, que deben impulsar las administraciones, pero que debe involucrar «a los verdaderos depositarios de la memoria y el pasado, que son las comunidades locales de la comarca».

Resalta que en Valdeorras hay lugares y recursos que llevan siglos aquí, y «eso es fundamental para la construcción y explotación de la memoria».

La arqueología está en Valdeorras, «pero hay pizarra, hay godello, mencía... y todo eso tiene referentes arqueológicos en la comarca. Valdeorras puede ayudar a contextualizar Las Médulas y la Ribeira Sacra , que está en el medio y conectada por la Vía Nova que es un elemento a considerar», expone.

Lauro Olmo cita el El Convenio Marco del Consejo de Europa sobre el valor del Patrimonio Cultural para la sociedad, conocido como Convención de Faro  —de obligado cumplimiento para España—, que da voz y pide que se incentive a las administraciones y a la sociedad el concurso de las comunidades locales para que intervengan también en la generación de proyectos de patrimonio, «porque en el fondo te están contando su historia y son fundamentales».

Sobre el éxito de Recópolis, el Parque Arqueológico del que es director, dice que empezó siendo una gestión de la Administración, la Comunidad de Castilla La Mancha apoyó un plan director del parque y a partir de ahí se empezó a poner en valor. Es una zona con alto nivel de desempleo y en trabajos arqueológicos mujeres y hombres de la zona que fue creando así una conciencia sobre el sito.

Con el boom mediático, relata, los ayuntamientos de la zona están pidiendo que esa relación del yacimiento se explicite en iniciativas. «Estamos en un proceso de involucrar todavía más a una sociedad que está muy interesada, que considera que el desarrollo de la zona también depende de Recópolis», detalla.

Finalmente, el arqueólogo cuenta que lo que más le ilusiona es ver «cómo se está involucrando la gente de la zona. Esto me produce satisfacción». En este sentido, pone de manifiesto que se ha desencadenado un desarrollo de proyectos, hay casas rurales y hostelería en torno a Recópolis. «La sociedad ahora sí está imbricada con su sitio», concluye.

Si quiere escuchar la entrevista pulse en el siguiente link:

Lauro Olmo: «Valdeorras tiene identidad, memoria y mucho patrimonio»