jueves. 11.08.2022

Los incendios dejan importantes daños en el sector primario valdeorrés

Según la estimación inicial realizada por los productores afectados, se ha perdido aproximadamente un millón de kilos de castañas. Otro sector que también se vio afectado fue el vitivinícola, donde ardieron viñedos
somoscomarca_carballeda_castaños_quemado_2022-07-28
Los incendios dejan importantes daños en el sector primario valdeorrés

Más de diez días después de los incendios que rodearon aldeas, quemaron casas, el rural de Valdeorras aún intenta sobreponerse de la pesadilla de los recientes fuegos , que dejaron daños en viviendas y propiedades pero también en los sectores primarios, como el vino o la castaña.

Solo en los incendios de estas últimas semanas, se perdió aproximadamente un millón de kilos de castañas, según la estimación inicial realizada por los productores afectados. A los daños materiales, en viviendas y construcciones o vehículos hay que sumar el impacto medioambiental así como en el sector vitivinícola o la agricultura. 

Y es que, la montaña valdeorresa destaca, además de por su potente sector industrial liderado por la pizarra, por la calidad de sus vinos, producción de castaña o elaboración de miel, convirtiéndose en una importante de fuente de riqueza o ingreso extra en muchos hogares.

"En algunas aldeas se ha perdido el cien por cien de la producción de castaña de este año y ya dan por perdida", comenta Juan Fernández, presidente de la Red Estatal del Castaño y de la asociación Productores y Exportadores de Productos Agrosilvestres de Galicia (Proagrosilga).

Este empresario explica que muchos vecinos han visto arder sus castaños perdiendo su producción, un problema al que se suma desde hace varios años la avispilla asiática y también "la falta de personal". De hecho, muchos ya están pensando en el año que viene. 

Entre los lugares afectados, ha citado las aldeas de Santigoso, Soulecín o Alixo. Ahí, "no ha quedado absolutamente nada", comenta este empresario, quien asegura que la castaña suponía "un complemento para muchas familias". 

De momento, los afectados ven con preocupación el futuro en estas zonas, teñidas de negro por los incendios. Los árboles que ardieron no se podrán recuperar aunque Juan Fernández confía en que muchos otros, a los que sólo le ardió la copa o algunas hojas, puedan dar fruto el año que viene. 

Otro sector que también se vio afectado fue el vitivinícola, donde ardieron viñedos, aunque el presidente del Consello Regulador da Denominación de Orixe Valdeorras, José Luis García Pando explica que la afección fue menor a la sufrida por la castaña. 

Según explicó, los daños han sido "puntuales" y desigual, donde algunas viñas ardieron enteras y otras parcialmente, en especial, en las zonas de Éntoma, Soulecín y Alixo, que fueron "las que más sufrieron" la virulencia de las llamas. Con todo, ha explicado que la mayor parte de viñedos no se encuentran en esta zona. 

Pese al impacto, Pando cree que las pérdidas respecto a la producción total "no van a ser muy significativas" y ha estimado en una valoración preliminar que podrían rondar los 70.000 o 80.000 kilos, es decir, un 1% de la cosecha. Una de las claves, apunta, es que "las viñas hicieron efecto de cortafuegos". 

También Sergio, vecino de la comarca, explica que él tuvo la suerte de que ya había recogido la miel de las colmenas. El problema ahora, argumenta, va a ser "el año que viene". "Ardió todo, no va a haber alimento", reflexiona. Los sectores siguen trabajando para evaluar los daños mientras siguen trabajando para no perder toda la producción. 

Los incendios dejan importantes daños en el sector primario valdeorrés