viernes. 19.08.2022

Satisfacción. Este es el sentimiento del equipo de gobierno de A Rúa ante el dato de la liquidación del presupuesto de 2016. A pesar de que es negativo, la alcaldesa María González Albert señaló que es mejor que el del anterior ejercicio. En concreto en 2016, en las arcas ruesas faltaron 100.000 euros.

En 2014 este remanente había sido de más 272.000 euros menos de los ingresados. Una cifra a la que se sumó un reconocimiento  extrajudicial de crédito que elevó la cifra a 400.000 euros.

González Albert mostró su satisfacción dado que se rebajó este número negativo a pesar de que el concello afrontó inversiones inesperadas y costosas como fue la tala y destoconado de la chopera, el acondicionamiento de los caminos por la ribera del río tras los destrozos causados por las crecidas, el acondicionamiento del agua en Vilela o el ascensor del centro de salud.

Con este dato en la mano el concello ya ha realizado los presupuestos de este año. Para poder tenerlos, el equipo de gobierno celebrará un pleno el próximo jueves 1 de junio tras la comisión que tendrá lugar esta tarde. Entre los aspectos que quieren priorizar se encuentran mayores inversiones en Medio Ambiente, Cultura y Urbanismo. Además cuentan con un aumento en los ingresos procedentes de la revisión catastral. La alcaldesa señaló que esperan 900 referencias catastrales más pero que harán los presupuestos sobre 300 para evitar sorpresas.

Ordenanza de terrazas

Otro tema que  se tratará en el pleno ordinario del mes de mayo será la nueva ordenanza de terrazas. Un asunto que lleva coleando desde el pasado año y en el que el equipo de gobierno ha tratado de implicar al sector hostelero haciéndole partícipe del nuevo reglamento. Entre los aspectos a los que se intenta dar forma se encuentra delimitar el espacio de las terrazas, recoger las sillas y mesas cuando el establecimiento permanezca cerrado o dejar un paso suficiente para los viandantes. “Hay que intentar que las terrazas solo ocupen el frontal de su negocio. Se puede dar un permiso en periodos determinados pero no puede ser la norma”, explicó la regidora. Respecto a las tasas, la alcaldesa señaló que no habrá grandes modificaciones pero si se actualizaran.

El concello también trata de regular la ocupación de la vía por parte de otros comercios ajenos a la hostelería como pueden ser ferreterías o floristerías. “Todavía no sabemos si se incluirán en esta ordenanza o haremos otra aparte”, reconoció Albert.

Además, en el pleno se debatirá otra nueva ordenanza sobre tasas y licencias municipales.

A Rúa mejora el dato de su liquidación, aunque continúa siendo negativo