miércoles 25/5/22

Forma parte de la historia de este deporte como director del equipo «Pinturas Diéguez» y uno de los organizadores del Gran Premio Cuprosán

Rogelio Diéguez Escuredo, director del desaparecido equipo ciclista Pinturas Diéguez de A Rúa, recibió un homenaje sorpresa hace tan sólo unos días por parte de personas que formaron parte del citado equipo. Fue todo un reconocimiento por  su contribución al ciclismo en A Rúa.

Ciclismo y pintura son las dos aficiones y pasiones de Rogelio

El que fue presidente de la Peña Ciclista de A Rúa vivió la noche de forma muy especial, recordando los «buenos ratos que pasamos en la bicicleta e, incluso, cuando orgnizábamos carreras». Afirma que no se esperaba el homenaje, de modo que le provocó una gran emoción. «Estoy encantadísimo, muy contento», valora.



La aportación de Rogelio Diéguez Escuredo  al ciclismo de A Rúa fue muy valiosa. Forma parte de la historia de este deporte en A Rúa. Fue patrocinador y director del Equipo de Ciclismo Pinturas Diéguez, que tenía varias categorías pasando por cadetes, élite y juveniles. Está todavía inscrito en la Federación, aún cuando no está activo desde hace, aproximadamente, 12 años. «Llegamos a hacer una fusión en Ponferrada con Emilio Villanueva, que fue ciclista profesional», argumenta, cuando Rogelio Diéguez director deportivo. «Tuve que hacer un curso para dirigir el equipo que yo llevaba, en las categorías de juveniles y élite. Emilio Villanueva atendía a alevines, cadetes y féminas».  De hecho, recuerda que «tuvimos una mujer que fue campeona de España, desgraciadamente ya fallecida».

Rogelio Diéguez Escuerdo durante el homenaje que se le brindó en A Rúa

Además, fue uno de los organizadores del  Gran Premio Cuprosán de A Rúa, organizado por la Peña Ciclista de A Rúa, club este último que Rogelio Diéguez presidió. «Por aquí pasaron muchos corredores profesionales, la flor y nata del ciclismo español hasta el año 2003». Cita a Perico Delgado, Alberto Fernández y otros muchos de gran talla profesional.



Relata que el premio «murió» porque Cuprosán fue absorbida por una empresa alemana y llegó un momento «que no les interesaba seguir con el ciclismo y al fallar no había fondos para continuar». Entonces, se dejó esa categoría profesional para pasar a la siguiente. «Fue como pasar de primera a segunda división», recuerda.



Rogelio Diéguez tilda de «una pena» que el ciclismo no tuviese continuidad en A Rúa, si bien ahora existe algún equipo que está tratando de revitalizarlo. «En esto hay que trabajar mucho, desinteresadamente. Yo lo hice, me impliqué muchísimo, fui miembro de la Federación Gallega de Ciclismo gallego durante 12 años y de la Federación nacional de ciclismo», cuenta.

La camiseta del equipo

Vivió con intensidad el ciclismo. Fue su pasión, además de la pintura, otra de sus grandes aficiones. Practicó dicho deporte en la categoría de veterano. Corrió siete campeonatos gallegos, dos de España y concurrió a distintas pruebas. El objetivo era participar, aclara, ni siquiera ganar. «Siempre me hizo mucha ilusión. Me encantó. Hoy ya no puedo andar en bicicleta, por prescripción médica. Pero estoy orgulloso de esta experiencia en mi vida, por lo bonito que es este deporte».



En este sentido, considera que hay que recuperar la fuerza del ciclismo en A Rúa. «Es una pena, habría que darle continuidad al ciclismo en A Rúa. Es algo que requiere mucha implicación, si no se siente no se hace», concluye.



Texto: Susana Prieto

Rogelio Diéguez: «Viví el ciclismo con pasión, habría que recuperarlo en A Rúa»