lunes 29/11/21

El hermanamiento entre A Rúa y Almendralejo acaba de cumplir 17 años, tiempo en el que las dos localidades han mantenido y reforzado el vínculo, convirtiéndose en un modelo a seguir. El lazo creado trasciende las instituciones, alcanzando a los ciudadanos. Todos saben que ambos son hermanos.  Los 625 kilómetros que marcan la distancia no ha sido inconveniente para  la relación, ni  los distintos alcaldes que han ido pasando por las Corporaciones municipales ni los colores políticos. A Rúa y Almendralejo son más que hermanos .

José García Lobato, alcalde de Almendralejo,  relata las bondades del hermanamiento, «una experiencia muy bonita»  —dice—, que une no sólo a los ayuntamientos, sino a los ciudadanos. «El hermanamiento surgió de una propuesta popular, vinculada al fútbol,  que salió del corazón de los almendrajenses y de los rueses», cuenta.

Panel informativo en la calle Campogrande de A Rúa

Si Almendralejo tiene el título de Ciudad de la Cordialidad, «la mayor cordialidad es la que ha demostrado A Rúa», valora, recordando el origen del hermanamiento. Hace 17 años, A Rúa se ofreció a Almendralejo para que el equipo de fútbol extremeño, que había ascendido a primera división, pudiese entrenar mientras se construía un estadio en su ciudad. «Este ha sido uno de los detalles más significativos» y recordados en Almendralejo.

Fruto de esta relación continua, ambas localidades mantienen dos encuentros anuales fijos. A Rúa participa en el Salón del Vino y de la Aceituna de Almendralejo, y Almendralejo en la Festa do Codillo.  No obstante, ha habido más encuentros como la asistencia de A Rúa, en alguna ocasión,  a la fiesta del patrón de Almendralejo, San Marcos.

La última visita de García Lobato a A Rúa fue hace unos días, durante la Festa do Codillo

En este sentido, García Lobato señala que «siempre vamos buscando las posibilidad de mayor colaboración, explorando vías de acercamiento». Así, cita que se han realizado intercambios entre asociaciones de vecinos, amas de casa, mujeres rurales y otros colectivos.  Ese es el secreto de que la relación esté viva.

Como proyectos para este año, al alcalde de Almendralejo le gustaría que A Rúa estuviese presente en unas jornadas de historia que se realizarán en la ciudad, a las que se pretende invitar también al Instituto de Estudios Valdeorreses, y en un musical muy especial en directo con miembros y alumnos del Conservatorio de la ciudad. «Me encantaría que pudiesen venir».

En Almendralejo existe una calle con el nombre de A Rúa

José García Lobato anima a que se hagan hermanamientos. Entre Almendralejo y A Rúa hay más de 600 kilómetros, pero «la distancia es directamente proporcional al cariño que se siente. Siempre nos sentimos muy acogidos». Está convencido de que «es una experiencia que se debería exportar».

De hecho, a raíz del hermanamiento con A Rúa, Almendralejo está hermanada, también, con Ceprano (Italia).

García Lobato en la Festa do Codillo de este año

Con A Rúa comparte muchas cosas en común, entre ellas que son dos localidades con vestigios romanos. Almendralejo está al lado de la «Emérita Augusta» (Mérida), donde fue encontrado el disco de plata que representa la credencial del vicario de Roma. Y A Rúa cuenta con una réplica desde hace tiempo. «Estoy contento de que esta placa esté siempre en el Ayuntamiento de A Rúa», expresa García Lobato.

La réplica del disco de plata se muestra en los actos inaugurales de la Bacofesta

Pero también les une el buen vino que se produce en las dos localidades y la afición por el fútbol.

El hermanamiento que sellaron en 2002 el ex alcalde de A Rúa, José Vicente Solarat, y el ex alcalde de Almendralejo, José María Ramírez, no ha sido en vano pues se ha perpetuado hasta la actualidad.


Redacción: Ssusana Prieto.

Fotografías: Susana Prieto, Juán Francisco Sánchez y Sonia Rodríguez

García Lobato: «Hay que exportar el hermanamiento de A Rúa y Almendralejo»