viernes. 30.09.2022

En la reunión del comité clínico de la Xunta de este martes no se producirán grandes novedades a excepción de los posibles cambios en los municipios

La situación de la Covid-19 empeora. Muy levemente pero poco a poco el nivel de hospitalizaciones tanto en planta como en UCI a nivel autonómico está subiendo prácticamente jornada tras jornada. Esto preocupa a la Xunta de Galicia que ha decidido por el momento echar el freno a los procesos graduales de apertura.

Así en la reunión del comité clínico que asesora a la Xunta de Galicia no habrá grandes novedades. Esto significa que por el momento el toque de queda seguirá siendo a las 23:00 horas.

El cierre de los locales de hostelería se mantendrá igual. Por lo tanto los bares tendrán que bajar sus persianas a las 21:00 horas y los restaurantes, siempre con cita previa, control de aforo y máquinas de control de calidad el aire, deberán cerrar a las 23:00.

Donde si puede haber novedades es en los municipios en función de su incidencia. Actualmente la comarca de Valdeorras contabiliza 44 casos activos repartidos en 6 municipios.

El pasado viernes Rubiá abandonaba el nivel alto de restricciones. En estas se mantienen Petín -4 casos a día de hoy- y O Barco -18-. Desde este último consistorio, el regidor Alfredo García espera que se relajen las medidas ya que a 7 días la incidencia es de entre 25 y 75 casos por 100.000 habitantes.

En las últimas 2 semanas es de entre 50 y 150 con un total de 19 PCR positivas.

Ocio nocturno

También se están empezando a desvelar los posibles planes de cara al ocio nocturno. Como en el caso de los restaurantes se tendría que llevar un registro de clientes, control de aforo y también de la calidad del aire.

Desde la Xunta de Galicia se podría reactivar a este sector a inicios del verano siempre que la situación epidemiológica lo permita.

La Xunta echa el freno a la desescalada