domingo 23/1/22
portada

El CIG-Saúde área O Barco ha mostrado su descontento con el anuncio de la eliminación de dermatología en el centro de salud

Tras el anuncio de la perdida de la actividad de dermatología en el Hospital Comarcal de Valdeorras (HCV), la sección sindical CIG-Saúde área O Barco ha emitido un comunicado en el que muestra su descontento con la situación que está sufriendo el centro de salud.

«Esto es un paso más en el plan del gobierno de la Xunta para el desmantelamiento paulatino de la cartera de servicios del HCV», rezaba el escrito. Y recuerdan que este no es la primera especialidad que desaparece, ya que primero fueron urología, rehabilitación, preventiva y cardiología.



«A esto hay que sumar los graves problemas que hay en quirófano, que nos hace pensar que tiene tomada la decisión, no sabemos bien, si de eliminar las intervenciones quirúrgicas o dejarlas bajo mínimo», aseguran desde el sindicato. Los motivos que aportan sobre esta sospecha es que durante las últimas tres semanas, no ha habido intervenciones programadas «puesto que de los 3 cirujanos que hay, uno está de vacaciones, otro de baja y el tercero tiene una reducción de jornada».

Traumatología

CSIG afirma, además, que ocurre algo similar en el servicio de traumatología, que cuenta con 3 especialista. «Una esta de baja y otro se va todo el mes de diciembre de vacaciones. Por lo que solo va a quedar un traumatólogo de guardia desde el 28 de noviembre hasta el 2 de enero».

Quejas sobre la atención primaria

El Sindicato muestra también en la nota de prensa su rechazo hacia la situación que vive la asistencia primaria por la cobertura de guardias del personal facultativa de urgencias en A Veiga y O Bolo. «Esto obliga en mcuhas ocasiones a que la población deba desplazarse a O Barco o Viana».

«La supervivencia del HCV es básica para toda la población de los ayuntamientos que atiende, y todo parece indicar que nos lo están desmantelando servicio a servicio, y es responsabilidad de todos hacer frente a las políticas que llevan su desaparición».

Denuncian el «desmantelamiento paulatino» de los servicios del HCV