viernes. 19.08.2022

El querido sacerdote Don Bienvenido Miguélez quiso para su parroquia un belén, y con la ayuda de varios vecinos comenzaron a montarlo cada año. Tras muchas Navidades, el belén de Viloira ha crecido y desde el año pasado se abre al público para ser visitado. Sonia Sarria, su promotora, recuerda con cariño los primeros pasos de la construcción “que dimos con 'Don Bienve' y que continuamos haciendo para no perder la tradición”. Hoy, Don Raúl, el actual párroco, abre la puerta de la iglesia a todos los visitantes que acudan a verlo.

Cuenta Sonia que a ella y a las otras seis personas que trabajan en el belén, les ha llevado dos meses y medio montarlo, “con esfuerzo y mucho trabajo” que ha merecido la pena porque “nos ha quedado muy bonito”. Se refiere a los muchos viajes que han realizado para visitar distinto belenes e inspirarse así en un diseño único. “En el de San Pedro de Trones por ejemplo, vimos un espejo que daba mucha profundidad y lo reprodujimos en nuestro belén”. Tanto han visto y visitado que ya tienen incluso ideas para llevar a cabo el próximo año “organizaremos el belén por barrios y haremos dos pisos, un pueblo arriba y otro abajo”, explica.

Este año, resalta Sonia “la zona del castillo y el mercado”, además del río, que lleva agua por primera vez, para lo que han utilizado una bomba de lavadora. A pesar de la dificultad de montaje, ya piensan en tener “un estanque completo, con agua de verdad, para el año que viene”. Y es que, con la práctica, ya dominan varias técnicas de construcción belenista, entre ellas la escayola “con la que construimos las montañas, ya somos unos expertos”, apunta.

Para que este belén pueda seguir montándose y  creciendo cada año, la mejor ayuda es una visita. Los que así lo deseen podrán hacerlo en horario de 18:00h a 19:00h durante la semana y los sábados, y los domingos desde las 11:30h hasta las 14:00h.

Un belén que recuerda a "Don Bienve"