domingo 24/10/21

Protestas contra la tala de chopos en la ribera del río Sil

La tala de árboles que Confederación Hidrográfica está llevando a cabo a orillas del Sil a su paso por O Barco, ha provocado la reacción de un colectivo de personas que ha manifestado su postura en contra con la colocación de carteles con el lema “Non á tala”  y el llamamiento a una concentración en protesta.

Ante esta situación, Alfredo García, alcalde de O Barco, ha aclarado que «es necesario distinguir dos causas distintas para la tala que se está llevando acabo» lo que aclararía la cantidad de ejemplares que se están retirando. Alude el regidor al marcaje «que se realizó hace cuatro meses, cuando se marcaron árboles en la ribera del río Sil porque estaban asfixiando e impidiendo el crecimiento de especies autóctonas además de encontrarse algunos en mal estado». En aquella ocasión, «se cortaron menos de 100 árboles enfermos» que el Concello prevé sustituir una vez pasadas las fiestas de O Cristo».

Como segunda causa, la que conduce «irremediablemente» a la tala actual, preocupa al Consistorio desde hace dos años, «cuando se pidió a Confederación que hiciese una limpieza grande en el margen izquierdo del río Sil porque los chopos habían proliferado mucho y, desde Viloira hasta el polígono industrial, la ribera del río parecía un bosque dónde los árboles estaban excesivamente juntos dificultando así el paso de los transeúntes». A esto, se unía, según explica, «el problema que generan estas plantas, que durante las crecidas del río retienen el agua provocando inundaciones en la parte baja de O Barco».

Recuerda el regidor barquense que hace 5 o 6 años existía una situación similar en las isletas situadas bajo la pasarela sobre el río y en las inmediaciones de la desembocadura del río Cigüeño. En aquel entonces, cuenta, «ambas zonas se limpiaron, dejando algunos árboles, pero manteniendo limpio el terreno, con lo que se redujeron considerablemente los problemas de inundaciones durante el aumento del nivel del agua».

Aun así, Alfredo —aludiendo a las protestas— apunta, que «de las limpiezas de este calibre se encarga Confederación», por lo que el Concello no sabe el número exacto de árboles que se cortarán. No obstante, confía en el criterio de este organismo para mantener despejadas y seguras las orillas del río Sil. Además, el alcalde manifiesta que ningún gobierno ha sembrado tantos árboles como el suyo, y que cada árbol de O Malecón que se ha talado, ha sido replantado posteriormente.

Para finalizar, Alfredo García aclara que sólo se talan los chopos que crecen anárquicamente y de forma masiva a orillas del río, provocando estancamientos de agua durante las crecidas del Sil.

Protestas contra la tala de chopos en la ribera del río Sil