lunes 25/10/21

El pregón del hombre común

Eduardo Gómez Vidal pregona las Fiestas del Cristo recorriendo su vida, que es la de los últimos años en O Barco
somoscomarca_pregon_eduardo_gomez_vidal_obarco_cristo_2021_09_10 (17)
El pregón del hombre común

«Veciñas e veciños, xa é hora de que comece a diversión. Que viva a troula! Que soen xa as gaitas e os tamboriles, o bombo e as guitarras! Que estoupen os foguetes e iluminen o ceo de cores! Que viva a Festa do Cristo 2021!», con estas palabras del pregonero Eduardo Gómez Vidal, médico de Urgencias en el Hospital Publico de Valdeorras, han dado comienzo las Festas do Cristo de O Barco tras un pregón en el que el facultativo ha repasado el transcurrir de su vida ligada siempre a la historia de la villa.

En gallego de O Barco, Gómez Vidal comenzó preguntándose «por que eu?» para ser el pregonero de las fiestas. Él mismo se responde como lo haría cualquiera de sus convecinos «son do Barco de toda a vida, adiqueille moito tempo a mellorar os servizos que prestamos ás veciñas e veciños, e tiven que roubar ese tempo aos meus fillos, Adri e Edu, e a miña compañeira, Mariló, que sempre estivo e está aí».

Como no podía ser de otra manera, el pregón ha realizado un recorrido por todas las esencias barquenses, desde el casabaratismo —recordando a todas las familias que vivían en dicha zona— del que Gómez Vidal es natural hasta la presencia del deporte en su vida infantil y adolescente. «Comecei nel (…) como atleta de cros, no club Sapoconcho. (…)O Doutor e Cirurxián D. Gonzalo Gurriarán (…) iniciounos no montañismo e no esquí (…) E que dicir do baloncesto, outra das miñas paixóns», recordaba el pregonero quien reconoció que este deporte es el que sigue practicando con otros colegas. «A ver se conseguimos que o Jose Victoria cree unha sección de veteranos».

Fue precisamente uno de los sucesos más trágicos de la última historia de Valdeorras, la que llevo a González Vidal a formarse como médico. «Era eu un estudante de COU no Colexio Pablo VI da Rúa cando (…)preto da Rúa:  un  autobús  escolar  precipitábase  á  vía  do  tren.  Ía cos nenos do Concello de Vilamartín. (…) Cando chegamos á Rúa da Estación, o panorama era desolador (…) Todo isto, días despois, empuxounos a tomar a decisión de facer Medicina», relató el doctor.

Gómez Vidal también rememoró en su pregón su faceta como concejal en O Barco. «O mellor recordo desa etapa foi o coñecer a persoas que estaban na política para facer máis fácil a vida da xente». Durante la diatriba, Gómez Vidal ha recordado sus objetivos que teían como fin mejorar la vida de los vecinos y subraya la importancia de los foros de debate como los plenos «doitaban ser apaixonados, pero o respecto polo contrario prevalecía ante todo», recuerda mientras narraba alguna anécdota de la época, como la protagonizada por él mismo y el alcalde de O Barco en la época, Julio Gurriarán quien le preguntó a Gómez Vidal si no dormía dado que sus escritos llegaban al fax del Ayuntamiento por la noche. «Era o tempo que tiña libre», destacó Gómez Vidal. El pregonero nombró a todos los concejales que compartieron con él, en sus filas o en las de enfrente, vida política, así como a los trabajadores municipales «sempre me mereceron o máximo respecto, e nunca dubidei da súa valía e profesionalidade», destacó.

No ha querido el pregonero dejar de mencionar la situación de pandemia que vivimos y que cambia el programa de las Fiestas del Cristo. «Estou seguro que a pesar das restricións que temos, e que de momento son necesarias, saberemos gozar de todo iso», advirtió para reconocer que el galardón de ser pregonero recaé sobre él como homenaje a todos los trabajadores de la sanidad que han estado en primera línea contra el Covid-19, enfermedad por la que él mismo se vio afectado. En esta línea, Gómez Vidal ha recordado, con emotivas palabras, a todos sus conocidos, amigos y familiares que en los últimos tiempos han perdido la vida.

«As Festas do Cristo, son unha mestura de devoción, algarabía e enchedelas, pero sobre todo de reencontros familiares e de amigos, porque nestes días, se es do Barco, esteas onde esteas, o corazón dáche un chouto e, se non se pode vir, apoderase dun a nostalxia, Pero que terá este Barco que a xente cando ven aquí, ven chorando e logo vaise tamén chorando?». Se preguntó el pregonero de las Fiestas do Cristo, Eduardo Gómez Vidal.

El pregón del hombre común