domingo 24/10/21

Outarelo ultima los preparativos del San Francisco Blanco

El día 5 de febrero, y desde el año pasado, el primer sábado del segundo mes del año, se celebra en Outarelo, O Barco de Valdeorras, la Romería de San Francisco Blanco. Los campos cercanos a la capilla donde se venera al santo, se poblaban antaño de familias enteras que se reunían para comer juntos. Tantos lo hacían, que existen infinidad de fotografías de esta celebración, “que podrían reunirse para organizar una bonita exposición”. Así lo reivindica el ex presidente del Instituto de Estudios Valdeorreses y gran conocedor de la historia de Valdeorras, Ángel Fernández.

Hoy en día, el San Francisco Blanco se sigue celebrando con gran devoción, pero de otra forma un tanto distinta. Tras la procesión y misa mayor, que tendrá lugar a las 13:00 horas, los asistentes podrán degustar el pulpo á feira y comprar las rosas del santo. Los pasacalles y el grupo de gaiteiros recordarán a los asistentes el tono festivo del encuentro, al que acompañará un temprano pronóstico de sol, aunque también de bajas temperaturas.

Los más devotos al santo, comenzaron las novenas el 25 de enero, todas las tardes a las 17:00 horas, hasta el día 2 de febrero. Las misas programadas para el sábado 3 de febrero comenzarán a las 10:00 horas; habrá otras dos misas a las 11:00 y a las 12:00 horas, antes de la procesión. Ya el domingo día 4 la misa será a las 13:30 horas.

A pesar de no ser valdeorrés, los valdeorreses así consideran al santo, “por conservarse en nuestra comarca su reliquia más importante, la calavera que se da a besar a los fieles que acuden para remediar sus males de la cabeza”, cuenta Ángel Fernández. En realidad, el santo nació en Tameirón, A Gudiña, sobre 1570 y murió martirizado en Nagasaki, Japón, en 1597, junto con otros compañeros. Fue canonizado por Pío IX en 1862.

Fue el valdeorrés más ilustre, Don Andrés de Prada y Gómez de Santalla, el que, “en su testamento, dejó encargado a sus sucesores la construcción de la primitiva capilla de Outarelo en recuerdo de su esposa, Isabel de Encinas”. Don Alfonso Flórez de Losada y Suárez de Deza, alcalde de O Barco, mandó construir en 1920 la actual capilla. El retablo existente en la actualidad fue un encargo de Antonio Bernardo de Oca y Prada Losada y Sangro, natural de Vilanova, Señor de Outarelo en la primera mitad del siglo XVIII.

Outarelo ultima los preparativos del San Francisco Blanco