martes. 21.05.2024
somoscomarca_240412_obarco_inmobiliaria_mariaiglesias134
«Hay mucha demanda pero poca oferta. Tengo una lista de espera de 60 personas»

Es habitual escuchar en la calle la subida de precios en todos los ámbitos de la vida. Compra de alimentos, ropa, entradas para diferentes actividades, gasolina... y entre todo esto, también el mercado inmobiliario. En O Barco es común no encontrar pisos para alquilar, que se haga difícil la compra de una vivienda y que los precios —o las condiciones de los inmuebles— no se ajusten a las peticiones de los clientes. 

De todo ello y más hemos hablado con María Iglesias, dueña de la inmobiliaria barquense que lleva su nombre. «La situación es muy buena porque hay mucha demanda pero no hay oferta. Tengo ahora mismo una lista de espera de 60 personas que quieren alquilar». Cuenta la agente que ha notado «un incremento de clientes con la circunvalación, profesores, médicos, policía nacional o enólogos». Pero no solamente profesiones, sino procedencias: de Andalucía, «de Madrid o Barcelona que lo que quieren es comprar para alquilar después». 

Son más los inmuebles disponibles para vender que para alquilar «por lo que hay pisos que están alquilados pero que deberán ser abandonados cuando se vendan». Esta es una de las maneras que tiene María Iglesias para conseguir vivienda a muchos de sus clientes. Otra es «convencer a los propietarios para aceptar mascotas a través de un seguro pagado por los inquilinos». En este sentido cada vez son más los clientes que tienen perros, por ejemplo, «y necesitan que se los acepten». 

Familias jóvenes, niños y emigrantes

El perfil mayoritario de clientes que buscan comprar una vivienda en O Barco es «una familia joven con hijos y con una condición indispensable desde la pandemia: terrazas. También es habitual el perfil de personas que se han ido de aquí y quieren tener una vivienda para venir de visita, sobre todo catalanes y vascos». En este sentido relaciona la agente inmobiliaria con los precios actualmente, que lo que hacen es analizar el mercado «pero otro de los problemas que afecta ahora sobre todo a la gente joven son las hipotecas, que cuesta mucho más conseguirlas, y se está perdiendo ventas por eso». 

En cuanto a las condiciones más pedidas en los alquileres son «o tres habitaciones para vivir con la familia o un solo cuarto. Me piden incluso la posibilidad de alquilar una habitación en un piso ya habitado, pero es algo muy difícil aquí». 

«Lo que sí noto como algo general es que mucha gente quiere vivir cerca de O Barco pero no en pleno Malecón. Estar cerca pero lejos». Esta tendencia persigue también los efectos de la pandemia, porque lo que muchas personas prefieren vivir algo más alejadas del centro urbano. «También los hay que evitan la Avenida del Bierzo y Viloira, no sé por qué». 

«Hay que saber convivir con las plataformas web»

Páginas como Idealista o Fotocasa se postulan ahora como uno de los principales métodos para encontrar casa. «Yo soy la primera que las usa para trabajar. Veo un piso que se ajusta a las necesidades de mi cliente y les propongo trabajar con nosotros. El 90% me dice que sí. Hay que aprender a convivir y actualizarse». 

Otra de las tendencias que podrían afectar al mercado inmobiliario —y que en muchas ciudades lo está haciendo— son los alquileres vacacionales. «Yo tengo localizados tres o cuatro pisos que se destinan a eso, pero mucha gente pide venir julio, agosto y septiembre, y esas opciones son muy caras para tres meses». Contaba María Iglesias que conoce también a gente que está «comprando inmuebles para destinarlos a eso, pero aún es minoría». 

Si quiere escuchar la entrevista completa, puede acceder al siguiente enlace de audio: 

«Hay mucha demanda pero poca oferta. Tengo una lista de espera de 60 personas»