sábado 4/12/21

Alegan que estas medidas están destinadas a provocar el cierre de establecimientos por las pérdidas económicas

Las primeras horas de restricciones severas en O Barco de Valdeorras han dejado una conclusión entre todos los vecinos "son incoherentes" debido principalmente a que en el municipio no se pueden celebrar reuniones y en el resto de la comarca sí.

También lo afirman los hosteleros, desde «El Muro del Malecón» su gerente no ve correcta la manera de aplicarlas, ya que los no convivientes no pueden acudir a un bar juntos pero en su puesto de trabajo si pueden estarlo, además no se olvidan de que fuera del municipio si puede haber reuniones. «Si las medidas fuesen en el resto de la comarca estaría bien, así no».

En «El Muro del Malecón» notaron una caída muy grande de clientes debido a las restricciones

En la misma línea ven la situación desde «Dulce y Salado», desde la gerencia destacan que esto es un golpe más para un sector muy afectado por los efectos económicos del COVID-19, creyendo así mismo que con estas medidas buscan provocar cierres por motu propio y así impedir que los hosteleros se puedan acoger a ayudas.

«Creo que las medidas sanitariamente hay que tomarlas de otra manera. Las autoridades deberían saber quienes son los positivos para aislarlos, ahí la gente podría salir por la calle con la gente que te cruzas por la calle. Hay algunos que andan por la calle y crean inseguridad» señalaron.

El futuro, de seguir con estas restricciones, lo ven muy complicado, desde «El Muro» creen que muchos locales no podrán seguir con su actividad debido a las pérdidas económicas, mientras que de ampliarse las restricciones aún más en «Dulce y Salado» cerrarían, ya que las medidas que imperan ahora mismo en la ciudad de Ourense los establecimientos solo podrían atender en terraza y por sus características este bar apenas tiene mesas en el exterior.

Entre los clientes y vecinos de O Barco disparidad de opiniones, desde los que lo ven correcto, pasando por los que piensan que se debería actuar con más contundencia en viviendas y fincas -al hacerse reuniones actualmente prohibidas- hasta los que creen que esto es solo un parche y la batalla en estos momentos está perdida.

Así mismo el confinamiento perimetral, aunque no es deseado, si comienza a rondar en los pensamientos de los menos optimistas, si desea escuchar todo lo que nos contaron los vecinos de la localidad puede hacerlo en el siguiente enlace:

Los hosteleros barquenses ven incoherentes las restricciones