domingo. 05.02.2023

Los cierres podrán hacerse solo por tres lados y con elementos móviles de, como máximo, dos metros de largo y 1,5 metros de alto

El Concello de O Barco comienza a recibir solicitudes de hosteleros que desean proteger sus terrazas. Por el momento, un empresario ya ha obtenido su permiso y los técnicos se encuentran estudiando una segunda petición. A este acuerdo llegó la Comisión de Obras hace unos meses y el principal objetivo es que aquellos que lo precisen puedan ocupar sus mesas también durante los meses de invierno.



 Ante esta situación el concello ha entregado entre los establecimientos un documento en el que marca las normas relativas a estas terrazas, que podrán contar con elementos móviles de dos metros de largo y 1,5 de alto que resguarden del viento y la lluvia, aunque eso sí, solo podrán estar acotadas por tres lados. Además, deberá ser material principalmente transparente. También se les da la posibilidad de incluir elementos calefactores y, en el caso de los espacios que se encuentran en la calzada, será necesario colocarlas a la altura de la acera.

El alcalde, Alfredo García, asegura que ya comienza a «verse movimiento» respecto a estas peticiones, aunque debido a la cercanía del buen tiempo «algunos, lógicamente, pensarán que no merece la pena hacer un gasto. Pero sí es verdad que a medida que vaya habiendo terrazas preparadas, la gente se irá animando de cara al otoño».



Eso sí, aquellos que lo hagan, «tendrán una tasa diferente. No es lo mismo alguien que la usa solo 4 meses que el que la utiliza 12», confesaba el alcalde cuando presentaba la idea.

Si desea escuchar la entrevista completa, pinche en el siguiente enlace:

Las terrazas de O Barco podrán protegerse, aunque con limitaciones