jueves. 18.04.2024

Como cada tercer sábado de enero toca homenajer al botelo. O Barco ha amanecido con el olor a su embutido rey en cada rincón, pero antes de saborearlo en el pabellón, los restaurantes y las casas, era momento de acudir al Teatro Lauro Olmo para disfrutar de la gala del pregón, marcada por el humor, la nostalgia y la música. 

Era la poeta y actriz Fátima Delgado quien un año más daba la bienvenida un año más al patio de butacas, que se encontraba abarrotado de público. El Orfeón Valdeorrés se encargó de poner el toque musical con la interpretación tres piezas que hicieron entrar en ambiente a los espectadores. 

Fueron los nietos de Concepción Moral quienes en un vídeo producido por Cristina de la Torre dieron paso a una emocionante Mención de Honor. Conchi fue la cocinera de miles de comensales durante más de 20 años, pero sobre todo, ha marcado con sus comidas y cariño la infancia, adolescencia y presente de toda su familia. 

Una familia que ha querido acompañarla hoy en el escenario. Marta, una de sus hijas, ha sido la encargada de los agradecimientos, ya que los nervios no permitieron que Conchi lo hiciera. Y como no podía ser de otra manera, su primer recuerdo ha sido para su padre, José Arias, Pepe, «que ya no esta entre nosotros. Desde sus inicios marcaron un hito, pasando a ser un referente en O Barco y la comarca por su variedad e tapas, el exquisito trato y las manos de la cocinera».

Cargada de emoción, Marta quiso también poner en valor a todas aquellas personas que trabajaron en el mesón, «ya que contribuyeron al éxito del JR» y también a esos otros dos locales que «junto a mis hermanos y mis padres abrimos, marcando un hito: el Cocota y el Comité, que fueron posible por el amor que nos inculcaron por el trabajo».

Alfredo García, alcalde de O Barco, también quiso tomar la palabra para remarcar la importancia de esta familia que marcó una importante etapa en la hostelería de la localidad.

Y tras al emoción, llegó el humor. Xosé Lois González, O Carrabouxo, fue el encargado del pregón de Botelo en este 2024. Su elección tiene mucho que ver con la Mención de Honor, y es que el dibujante solía hacer parada en el JR2000 para disfrutar de las tapas. «Pepe era una hombre altísimo que me presentó mi cuñado, un soldado raso que era de aquí». Y desde entonces, surgió una bonita amistad, con un viñeta creada con cariño por el medio, y muchos platos degustados. 

«Las tapas las hacía Conchi, y es que como el Miño y el Sil, uno lleva la fama y el Conchi, las tapas», aseguraba en toque humorístico. Y tras varios ensalzamientos a O Barco y su comida, llegó el momento de un pregón en verso que emocionó a los presentes, que como si de una celebración litúrgica se tratara, tenían que responder tras cada frase: "É Botelo".

Tras finalizar la gala, los Cantos de Taberna dirigen a los comensales hacía el pabellón de Calabaguerios, donde las les espera ese botelo tan deseado. 

A XXII Festa do Botelo comienza al grito de "É Botelo" y con un sentido homenaje al JR2000