viernes 28/1/22

El problema que se ha detectado es que se filtran a la depuradora demasiadas aguas limpias. Es por ello que ahora se estudian diferentes soluciones

O Barco busca una solución para la Estación Depuradora de Aguas Residuales —EDAR—. Hace aproximadamente cuatro años se finalizó lo que el alcalde, Alfredo García, denomina «la primera fase» de ampliación y ahora, se barajan dos opciones para que esta instalación sea capaz de procesar todo el agua. La primera, sería una segunda fase en la que sería necesario expropiar terrenos colindantes. La segunda, el arreglo de los colectores.



El problema que han detectado tanto desde el concello como desde la propia Confederación Hidrográfica Miño-Sil es que a esta instalación llega demasiada cantidad de agua limpias debido a las filtraciones. Es por ello que ahora se plantea la posibilidad de llevar a cabo un estudio pormenorizado de cada colector del municipio ya que, si se consigue solucionar el problema, no sería necesario llevar a cabo la ampliación porque la instalación sí es suficiente en los periodos donde no hay excesivas precipitaciones.

Además, esto reduciría costes ya que se prevé que la ampliación suponga una inversión de un millón de euros, pero además sería necesario aumentar el gasto de mantenimiento, «lo que repercutiría en el recibo».

Es por ello que se llevará a cabo dicho estudio y se le remitirá a la Confederación Hidrográfica. «Lo más probable es que se metan cámaras en el interior de cada colector para ver qué cantidad de agua tienen». Una vez finalizado, se decidirá si finalmente se amplía o se arreglan los tubos.

Mejora en O Salgueiral

Otro de los temas en los que está trabajando el concello, también en colaboración con la CHMS, es la zona recreativa de O Salgueiral. En estos momentos se están estudiando las diferentes propuestas que los vecinos y vecinas hicieron cuando se abrió la consulta ciudadana a través de la página web.



El principal problema que se presenta es que se trata de una zona de cauce del río y que cuando hay una crecida, se inunda. «Las propuestas fueron interesantes y ajustadas a la realidad. La mayoría proponía dejarlo más o menos como está. Bien cuidado y limpio».

Ahora se barajan diferentes posibilidades, como un circuito de tierra natural para bicicletas, algún juego infantil y otro parque para perros. Eso sí, se repoblará la zona de árboles de ribera para conseguir más zonas de sombra.

O Barco estudia alternativas a la ampliación de la depuradora