martes. 04.10.2022

Fue en marzo de este año cuando el concello de O Barco anunció que la empresa concesionaria de la explotación de la piscina climatizada había pedido rescindir el contrato, a pesar de que dicho documento establece que la concesionaria todavía debe gestionar los servicios de la piscina durante cuatro años más.

Desde ese momento, equipo de gobierno y empresa  buscan una fórmula para dar por concluido el contrato de manera favorable para ambas partes. “Las cláusulas del contrato establecen una serie de condicionantes que se deben cumplir”, ha explicado el concejal de Deportes, Aurentino Alonso.

Aunque han mantenido varias reuniones todavía no han llegado a un acuerdo. “Nos ralentiza mucho el trabajo pendiente de Intervención y Secretaria. La falta de recursos humanos hace que se prioricen otros asuntos más urgentes”, señaló el edil.

Por otra parte, una empresa externa realiza un estudio que busca fórmulas a través de las cuales optimizar la piscinas y generar un mayor número de ingresos de la misma. El concello cuenta ya con una primera parte de esta auditoría, más técnica y centrada en propuestas de actuaciones de obras de acondicionamiento y una serie de mejoras. Además solicitaron datos para realizar un cálculo de los consumos energéticos como son agua o electricidad. “Estamos pendientes de esa segunda parte. Una vez el informe este completo comenzaremos los trabajos para mejorar esta instalación”, señaló Alonso.

O Barco cuenta ya con una auditoría técnica sobre el estado de la piscina