sábado. 25.06.2022

Preocupación en el sector vitivinícola por la sequía

Aunque las lluvias de hace semanas y las recientes tormentas han vuelto a poner el «contador a cero», los vinicultores temen que de continuar las elevadas temperaturas del pasado mes haya que pedir permisos especiales para riego
somoscomarca_obarco_vendimia_viñaredo_santamarta_temporeros_2021 (16)
Vendimia en la Comarca de Valdeorras.

Que no está siendo un año habitual en cuanto a condiciones climatológicas es algo que los vecinos de la comarca de Valdeorras llevan exponiendo desde hace meses.

Un invierno con escasas precipitaciones y sin excesivo frío, y un verano que se ha adelantado con temperaturas, en el mes de mayo, más propias de agosto.

Unas condiciones climatológicas que de repetirse y continuar en el tiempo, podrían llegar a afectar a los viñedos con denominación de origen de Valdeorras. Y es que, para aplicar riego en ellos, es necesario un informe favorable y la autorización de la Consellería.

No obstante, las lluvias de mediados de mayo y las tormentas registradas esta semana han vuelto a poner el «contador a cero», disminuyendo la preocupación entre los vinicultores.

somoscomarca_vilamartin_vendimia_uvas_godello_2021
Vendimia en Vilamartín de uvas godello.

«Esta semana he estado recorriendo los viñedos», señaló Jorge Mazaira, Director Técnico del Consello Regulador de la D.O. Valdeorras. «Las hojas de las viñas tienen verdor y no se aprecia ningún problema con la planta gracias a las lluvias de los últimos días».

Pero la situación no era así hace unas semanas, cuando las altas temperaturas y la falta de precipitaciones hacía saltar las alarmas. «En principio pensamos que no habrá problemas, pero si continuamos con las elevadas temperaturas que teníamos en mayo y llegamos al mes de agosto con este calor y sin precipitaciones, sí que los tendríamos».

En ese caso, sería necesario pedir el permiso para poder regar las viñas. Y es que el regadío, inicialmente, no está permitido «excepto que se den condiciones inusuales como sequía permanente».

En este caso, señalan desde la D.O. Valdeorras, «no somos nosotros quienes decidimos si se necesita regadío o no, si no que la consejería en base a unos informes y datos técnicos es la que autoriza este riego».

Para entender las restricciones en cuanto al regadío de los viñedos con denominación de origen, hay que entender la propia esencia de esta protección. «La filosofía del riego está encaminada a tener una producción alta mientras que la propia filosofía de la D.O. pasa por incentivar la calidad frente a la cantidad».

Por el momento, los viñedos están salvados. Sus largas raíces y la lluvia de los últimos días aseguran una cosecha buena y de calidad. Los injertos, más susceptibles a los cambios climáticos por estar en primera fase de crecimiento, sí que tienen permitido el regadío porque el objetivo es que «la planta eche a andar y no  la producción».

Preocupación en el sector vitivinícola por la sequía