domingo. 05.02.2023

Luis Asorey: «He empleado pizarra aproximadamente en el 95% de mis obras»

Loa casi totalidad de proyectos del arquitecto Luis Asorey Daviña han incluido pizarra, sobre todo en cubiertas, ocasionalmente en aplacados y también en pequeños muros de mampostería. Cree que la pizarra valdeorresa es magnífica y lo que importa en sí, no es tanto el de origen del producto si no la calidad del mismo.
Luis Asorey
Luis Asorey Daviña, arquitecto

Luis Asorey Daviña es un arquitecto lucense que acaba de cumplir 69 años. Se licenció en Barcelona en 1975 y al poco regresó a Lugo, donde ha desarrollado ininterrumpidamente su carrera profesional desde entonces. Ha trabajado a lo largo y ancho de su provincia y también por toda Galicia, pero especialmente en la capital lucense. Actualmente, ya jubilado, mantiene abierto su estudio aunque con un ritmo de trabajo mucho menor, tanto que no ha reemplazado a los empleados que también se han ido jubilando, por lo que sus trabajos actuales los realiza él solo. En esta entrevista, defiende la calidad de la pizarra de Valdeorras como «magnífica».

Usted es un arquitecto que se define como apasionado de la pizarra como material constructivo, ¿por qué?

Por diversas razones. Una, porque soy lucense y aquí en Lugo, de modo general salvo alguna zona del sur, la construcción tradicional se resolvía con una cubierta de pizarra, por lo menos hasta que llegó el invento de la uralita, que estropeó más que otra cosa.

En segundo lugar, porque me parece un material maravilloso, que prácticamente permite hacer la cubierta que quieras, como quieras. Es cierto que hay que tener cuidado con las pendientes, no es para hacer cubiertas muy planas, pero fuera de eso, la versatilidad es enorme. Los remates en los encuentros con chimeneas, velux, elementos pasantes, etc., son muy fáciles de resolver precisamente porque al final lo que se hace es una cubierta multicapa.

Eso es algo que no se puede realizar con un panel metálico, por ejemplo, donde los agujeros que haya que hacer te obligan a fiar la resolución de la junta al pegamento. Con la pizarra no hay ese problema, a nada que la pizarra sea medianamente buena. Sumando todo eso, la solución es fácil: cubierta de pizarra.

Aceña de Olga
Vivienda diseñada por Daviña en Aceña de Olga

¿En cuántas de sus obras ha empleado pizarra?

Así a ojo no sabría calcularlo, pero creo que no exagero si digo que probablemente sería en el 95 por ciento.

¿En qué partes principalmente lo ha hecho? ¿Cubiertas o fachadas o la ha integrado en más ubicaciones?

Fundamentalmente cubiertas, aunque también ocasionalmente en aplacados. Otro elemento en el que he usado mucho la pizarra, aunque con otro corte distinto al que se le da a la pizarra para cubierta, es para hacer pequeños muros de mampostería, que me encantan. Soy consciente de que eso tiene un precio, obviamente no es para cualquier obra, pero, una vez hecho, es para toda la vida, por no hablar del aspecto final, sobre todo en viviendas unifamiliares.

 ¿Ha empleado la pizarra principalmente en viviendas o también en el diseño de edificios de uso público?

En cubiertas he usado la pizarra en ambos casos, tanto edificios públicos como privados. Es cierto que en algunos tipos de edificios públicos, por sus características, no es recomendable o ni siquiera es posible poner una cubierta de pizarra, pensemos por ejemplo en un pabellón polideportivo. Pero si nos referimos a edificios públicos de usos administrativos, oficinas o similares, he usado la pizarra sin ninguna duda

¿Cuáles son a su juicio las principales ventajas de este material desde el punto de vista arquitectónico?

Sobre todo que se resuelve con facilidad cualquier forma de cubierta y por su estética, especialmente en un ambiente como la provincia de Lugo, donde la pizarra es el material habitual de las cubiertas.

¿Cuáles son los valores diferenciales de la pizarra gallega y valdeorresa en particular, frente a la extraída en otros territorios?

Desde luego que la pizarra valdeorresa es magnífica, como también lo es la del norte de la provincia de Lugo, que es más verdosa. Pero yo creo que más importante que los sitios de origen del producto es que el producto en sí sea de calidad.

También hay que tener en cuenta la profesionalidad de los montadores de la pizarra. Aquí en Galicia, en general, son buenos profesionales y saben bien el oficio, en ese aspecto nunca me he encontrado problemas.

¿Considera que la pizarra es un elemento que está lo suficientemente promocionado? ¿Cómo podrían divulgarse más y mejor sus propiedades?

Ahora me empieza a preocupar el exceso de uso de paneles metálicos cuando hay que retejar, porque parece más sencillo, aunque el resultado a largo plazo es peor. Yo creo que habría que hacer hincapié en que una buena cubierta de pizarra es prácticamente para toda la vida. Pensemos que, si la pizarra tiene las dimensiones adecuadas y se monta sobre una estructura también adecuada, tendremos una cubierta para toda la vida sin necesidad apenas de mantenimiento. Podemos comprobarlo con cualquier edificio de 40 o 50 años: si la cubierta de pizarra se ejecutó correctamente, está como el primer día. En resumen, una buena cubierta de pizarra es más cara que otras soluciones en el momento de instalarla, pero a la larga es más económica por el ahorro de costes de mantenimiento o de reparaciones.

Luis Asorey: «He empleado pizarra aproximadamente en el 95% de mis obras»