domingo. 05.02.2023

Últimamente las pequeñas producciones, realizadas al amparo de un sello de calidad o marca de garantía que asegure la producción semiartesana, con unas normas establecidas de elaboración y con una indicación geográfica, están cotizando al alza en el mercado. Un hecho que no se escapa en Valdeorras que busca potenciar lo que siempre ha tenido, como se está haciendo en A Veiga con la miel y la carne o como ocurre con el vino del Consello Regulador de la DO Valdeorras. Pero ahora le llega el turno al aceite de la comarca, todavía de producción mínima pero con mucho futuro.

José Antonio Marcos, es uno de estos productores valdeorreses es también tesorero de la Asociación de Produtores de Aceite e Oliva de Galicia (APAG). Marcos reconoce que cada vez hay más producción y que en la comarca hay en torno a 50 productores de aceite que plantan entre siete y ocho hectáreas. “Hay una pequeño mercado, sobre todo de personas jóvenes”, destacó el secretario.

Destaca el tesorero que son pequeñas producciones, siendo las plantaciones pequeñas y  complementarias de otro mayor. “En la comarca todavía no está muy desarrollado aunque el aceite que se hace es de calidad. Igual no se puede vivir solo del aceite pero se pretende que se haga para autoconsumo y para una pequeña venta”, destacó. “No es como en Quiroga donde hay empresas que lo comercializan”, añadió.

Entre sus proyectos de futuro se encuentra la distinción del aceite gallego “que es de gran calidad”. “Debemos ir todos juntos porque no hay un cultivo de aceite gallego lo suficientemente desarrollado como para dividirnos en zonas. Luchamos por una denominación de origen de toda la comunidad”, destacó. Y es que la asociación está tramitando el expediente para la declaración como denominación de origen protegida "Aceite y Aceituna de Galicia".

Entre sus problemas, “los mismos que los de cualquier persona que trabaje el campo, las plagas y las enfermedades”, aseguró el secretario quien añadió que se pretende hacer un uso racional de los productos fitosanitarios para que sea lo más ecológico posible. En cuanto al aceite el problema es conseguir un hueco en el mercado con un precio rentable. “La producción de aceite es muy pequeña comparada con otras comunidades autónomas por lo que para que sea económicamente rentable debe ser de precio más elevado. Eso se solventa con aceites de gran calidad”, aseguró.

La particularidad del aceite de la zona es su distinción en el sabor. “No es mejor ni peor pero tiene unas peculiaridades de sabor que lo hacen diferente”, destacó y concluyó señalando que la asociación trabaja ya, tanto con entidades públicas como privadas para conocer los aspectos diferentes que distinguen este aceite.

Medio centenar de productores de aceite, en Valdeorras