martes 21/9/21

La máquina de vapor que dará vida al Museo de Wolframio ya está a salvo

Se encuentra en una vivienda de Vilanova esperando a ser restaurada

La máquina de vapor que durante años sirvió como motor de las minas de Wolframio de A Veiga ha abandonado el lugar en el que se encontraba abandonada para ser resguardada en Vilanova. Se trata de un modelo fabricado antes de 1918 por Ruston, Proctor & CO en Lincoln (Inglaterra) y que podría haber llegado a su actual ubicación allá por el año 1940. Se encuentra en un estado deficiente, por lo que ahora pasará por un proceso de reparación para después, ser expuesta en el museo que el concello está preparando y que abrirá sus puertas, previsiblemente, el próximo año.



Este Museo del Wolframio se ubicará en el centro de Vilanova y para ello se rehabilitarán dos casas. En una de las colindantes, cedida por Antonio Fernández, Cholo, uno de los impulsores de esta acción, es donde se ubica ahora la pieza. «Marcos, Gloria, Cholo y otros muchos vecinos querían esta recuperación», agradece el alcalde, Juan Anta. «No pudiendo rehabilitar las minas y hacer todo lo que nos gustaría allí, decidimos traer la máquina».

Una joya que gana todavía más valor debido a la simbología que supone para todos aquellos que trabajaron en esas minas, o que tienen familia que cada día bajaban a ganarse allí el pan. Junto a ella, el museo contará con cántigas antiguas, reportajes fotográficos e información sobre la propia locomóvil y «la trayectoria vital de la gente que estuvo allí».



Con este, se completará un triángulo museístico en A Veiga junto al del lino y de Trevinca. El objetivo, seguir atrayendo el turismo a este municipio.

La máquina de vapor que dará vida al Museo de Wolframio ya está a salvo