sábado. 25.06.2022

El rumor del Sil marca la comarca de Valdeorras, surcada de puentes, muchos milenarios, que hablan sobre la historia de la comarca

La mejor forma de conocer la historia de un lugar es perderse por su terreno, surcar sus caminos y admirar su paisaje; más cuando éste es tan embriagador como el que ofrece la comarca de Valdeorras. Recorrer su historia en sus construcciones más útiles, como los puentes.

El gran protagonista tanto del valle como de la montaña de la comarca es el río Sil, rey del entorno que llena de frescor, alegría y naturaleza toda la zona. Y donde hay río (y afluentes) también hay puentes que diseminan y conectan el territorio. En el día de hoy, para un fin de semana que suena a despedida del verano; nos sumergimos en este propuesto en el programa Escapadas del RNE 5, en enero de 2020.

El tramo comienza en la zona de Trives, en el milenario puente sobre el río Bibei (el principal afluente​ del río Sil por la orilla izquierda, que a su vez es un afluente del río Miño por su margen izquierdo). De origen romano, junto con el del Freixo, es el mejor conservado en Galicia y el único que todavía se usa para circular sobre él. Tiene tres arcos, y está construido por pilares de piedra. Se construyó en tiempos de Trajano, dato que se conoce gracias a los miliarios del año 80 a.C. Este puente formaba parte de la Vía Nova, que unía Asturica, Lucus y Bracara, (Astorga, Lugo y Braga). Por ella salió el oro de las montañas de Monte Furado y se expandió la cultura del vino.

Ya dentro del corazón de Valdeorras, nos encontramos con la unión entre Petín y A Rúa; el puente de la Cigarrosa que formaba parte de la Vía XVIII del Itinerario de Antonino de Brácara a Astúrica, está situado sobre el río Sil . Se cree que el nombre es una evolución del termino Calubriga, la capital de los Guigurros, los astures que habitaban la zona.

El siguiente es el que se ubicaba (ya no) en O Barco, para unirlo con Viloira; el puente de San Fernando. Fue el 27 de diciembre de 1959 cuando una fuerte riada se llevó este puente que ahora se ha convertido en mirador.

El último puente a visitar es ya es la localidad de Sobradelo, una zona cercana a León. El puente nuevo de Sobradelo; uno de los más llamativos por su color rojizo y situado sobre el lecho de pizarra del río. En la Guerra de la Independencia uno de sus arcos fue volado para evitar el paso de las tropas. Se construyó en el siglo XVI para el paso del Camiño de Inverno pero también de las mercancías que portaban los arrieros entre Vigo y La Maragatería.

Una hermosa forma de conocer la historia de la comarca a través de unas de sus construcciones más necesarias y transitadas. Sin duda, piedras llenas de pisadas de historia.

Paseando entre los puentes de Valdeorras