miércoles. 28.09.2022
O Barco

Ruta Dona Branca de O Barco vai de viños: pinchos contundentes

Il Piacere GastroBar, Café Bar San Roque, Exalibur y O Buraco son una buena alternativa para el paladar

Las alternativas gastronómicas para disfrutar de «O Barco vai de viños», además de las rutas do Godello y Mencía, están en la Ruta Dona Branca. En esta zona se puede disfrutar de pinchos contundentes, elaborados a base de ternera, chorizo y panceta, entre otros muchos ingredientes.

Il Piacere GastroBar

«Torrada de Brisket». Este es el pincho que brinda Il Piacere GastroBar. Es un bollo de pan de cereales, tostado al horno, con carne de ternera y vaca asada a baja temperatura. Raquel Crespo, del citado establecimiento, señala que este pincho va cocinado con una serie de especias.

Tosta de Brisket de Il Piacere Gastrobar

 «Después de la Navidad, esta ruta invita a salir, a probar cosas nuevas. Es un aliciente», señala Raquel Crespo. Destaca que es una cocina diferente y el precio es muy asequible. 

Il Piacere GastroBar, situado en calle Constitución número 2, en el barrio O Chao, participa en «O Barco vai de viños» desde hace seis años. Este establecimiento destaca por sus carnes.

Si quieres escuchar lo que dijo Raquel Núñez, haz clic en el siguiente enlace:

Café Bar San Roque

«Faragullas estremeñas» un pincho elaborado por Cristina Núñez de Bar San Roque de O Barco, hecho con pan desmigado con chorizo, panceta y pimiento que luego se sirve con un huevo frito por encima. Se come mezclándolo todo.

Cristina Nuñez muestra el pincho «Faragullas estremeñas»

En Bar San Roque, los jueves de todo el año tienen pinchos especiales de diferentes países y regiones, los de oreja, callos, habas con almejas, sopas de ajo, tortilla, empanada o entremés son los que se sirven a diario.

Este establecimiento que se encuentra en pleno Camiño de Inverno no cierra por descanso y en él se puede sellar la credencial.

Si quieres escuchar la entrevista de Cristina Núñez pincha en el siguiente enlace:


Comentarios
Ruta Dona Branca de O Barco vai de viños: pinchos contundentes