domingo. 25.02.2024
EMPRESA

Rafael Palacios: amor por el Godello y por O Bolo

En la Bodega Rafael Palacios nada se deja al azar, algo que hace que cada uno de sus godellos sea único

Su vida siempre ha estado unida al vino. Rafael Palacios pertenece a una familia de bodegueros naturales de La Rioja, donde él se crió. Es el hermano pequeño y el que más interés demostró por el mundo de la enología. Sus primeros años en la profesión los desarrolló en su tierra natal pero un buen día, su vida se cruzó con un Godello y surgió el amor. «Era de Guitián, de la cosecha del 96. Aquello me marcó bastante por la calidad de la uva, pero también por la profundidad y el perfil en boca».



A partir de ese momento Rafael Palacios comenzó a barajar la posibilidad de cambiar La Rioja por Ourense. «El Godello me lleva a Valdeorras y Valdeorras me lleva a O Bolo, que es donde encontré el viñedo a mi parecer más cualitativo por altitud y perfil de suelos». Y es que en esta bodega nada se deja al azar.


Los perfiles de los suelos de O Bolo y el clima fue lo que animó a Palacios a instalarse aquí

El clima fue uno de los principales condicionantes para tomar la decisión de irse a estas zonas más altas de la comarca, aunque la bodega está ubicada en A Rúa. Palacios llegó con la idea de encontrar temperaturas más frías que las de La Rioja «y me sorprendió para mal. En 2003, el verano fue muy caluroso y las uvas se asolanaban por el calor». Este aprendizaje le llevó a buscar otros lugares con más frescura. «En O Bolo estamos entre 600 y 720 metros sobre el río. Son zonas más difíciles de laborear pero conseguimos una media anual de entre 2 y 3ºC menos».

Desde 2004 se instaló en estas tierras y fue entonces cuando, como él mismo asegura, se hizo viticultor. «Los primeros años no había horarios. A las 07.00 horas me iba a O Bolo y no volvía hasta las 21.00 horas de la noche». Pero todo esfuerzo tiene su recompensa y hoy Rafael Palacios es una de las bodegas referentes en calidad de Godello.

Referencias

En Bodegas Rafael Palacios compran uva a los viticultores que trabajan desde el inicio con ellos, pero el 70% es de producción propia. Su vino Louro viene de viñedos de cierta edad y diferentes altitudes ubicados en Chandoiro, Lentellais, Outardepregos y Santa Cruz do Bolo. 

"As Sortes" es el resultados de seis parcelas que Palacios adquirió a su llegada a Valdeorras entre 2004 y 2007. «Lo compré a cuatro viticultores y fueron mi primer contacto. Fueron plantados en el Plan Revival a principios de los 80». Están situadas en la cara norte del Valle del Bibei, en Santa Cruz do Bolo y a una altitud superior a los 680 metros. Son cepas de la variedad Godello de una media de 40 años de edad.

"Sorte O Soro" es un vino de parcela única situada en el Valle del Bibei - Santa Cruz do Bolo. El "Sorte Antiga" es el viñedo más viejo, «una producción muy limitada de cepas plantadas en vaso de 100 años. Se fermenta con sus propias pieles

Premios y reconocimientos

Son muchos y variados los premios tanto nacionales como internacionales que cosecha esta bodega. Pero sin duda uno de los reconocimientos más especiales llegó el pasado mes de marzo cuando una de las botellas de "O Soro", cosecha de 2009, alcanzó un precio de 800 euros en una subasta benéfica en Asturias. «Es un sueño para cualquier elaborador que tus vinos se coticen a la altura de los grandes consagrados».


Rafael Palacios junto al alcalde de O Bolo, Manuel Corzo, en al Festa da Vitela de 2019

Además, el pasado 2019 Rafael Palacios fue homenajeado por los vecinos de O Bolo en la Festa da Vitela. «Fue muy emocionante, porque al final es mi otra pequeña familia». Y es que para este bodeguero uno de los mayores logros que ha cosechado es «el cambio de paisaje. Cuando llegué, estaba bastante abandonado. Hoy en día, el paisaje está cambiando. Es lo más bonito que me queda, recuperar una zona que estaba prácticamente abandonada».

Si desea escuchar la entrevista completa, pinche en el siguiente enlace:

Rafael Palacios: amor por el Godello y por O Bolo