lunes. 17.06.2024
EMPRESA

García: «La competencia del pueblo no es el problema, es Internet»

Leonardo García explicó que durante el confinamiento la gente se acostumbró a comprar productos por Internet

El sector de la venta de electrodomésticos también se vio abocado al cierre durante los días más duros de la pandemia provocada por el Covid-19. Entre los afectados se encuentra Narjoysa, con tiendas tanto en O Barco como en A Rúa y que mantuvo bajadas sus persianas durante prácticamente tres meses, tal y como relata Leonardo García, uno de sus gerentes.

García detalló que durante los días más duros de la pandemia se dedicaron exclusivamente a atender reparaciones, aunque estas no fueron abundantes. Además quedaron únicamente dos trabajadores en la empresa, mientras que el resto estaban en un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Además tuvieron que pedir un crédito, ya que las facturas no dejaron de llegar a este negocio: «A nivel personal fueron como unas vacaciones, pero a nivel económico tuvimos que pedir un crédito».

Tras la reapertura con todas las medidas de seguridad, comenzaron abriendo únicamente por las mañanas y repartiendo por las tardes, en un periodo que además sirvió para amortiguar parte de las pérdidas motivadas por el cierre. En esos primeros momentos, que tuvieron bastantes labores de reparación de averías, más concretamente de neveras, hornos y lavadoras. García, afirma como detalle que la gente ahora busca cambiar sus televisores por las Smart TV: «La gente echó en falta Internet en la tele. El resto de ventas fueron más bien para reponer el producto por ejemplo una lavadora o una nevera».

El futuro desde Narjoysa lo ven incierto, ya que creen que la gente se ha acostumbrado o bien a pedir por Internet o han aprendido a comprar a través de este medio: «La competencia del pueblo no es el problema, es Internet porque no podemos competir contra ellos. La gente cuando dentro de unos años vea que cierran muchas tiendas y el pueblo va a menos, se darán cuenta del problema», concluye el gerente.

García: «La competencia del pueblo no es el problema, es Internet»