jueves. 18.04.2024

Aún flota en el aire de la Casa de Galicia en Madrid los aromas —el gallego tiene una palabra que lo define «arrecende»— del rey de la gastronomía de O Barco de Valdeorras, el botelo. Dos días, 8 y 9 de marzo, en el que este embutido barquense se saboreó en toda su extensión.

El primer día, el viernes 8 , se ha organizado un túnel del vino con pinchos de botelo, una iniciativa dirigida a profesionales y medios especializados. Luis Paadín se encargó de dirigir esta cata donde se realizaron armonías de los vinos de Valdeorras.

somoscomarca_240309_madid_casadegalicia_festadobotelo (9)

El 9 de marzo, la actividad se trasladó a la Casa de Galicia, donde se celebró la comida popular. El menú estuvo compuesto por: sopa de botelo y botelo con chorizos, grelos, garbanzos y patatas, todo ello regado con vinos y licores de la Denominación de Origen Valdeorras. De postres filloas con miel y leche frita.  

somoscomarca_240309_madid_casadegalicia_festadobotelo (10)

El director de la Casa de Galicia en Madrid, Javier Vázquez, participó en la degustación abierta al público previa reserva, con el botelo como protagonista. También estuvo en el acto el periodista con raíces en O Barco, Carlos Santos, el ex director de la Axencia de Turismo de Galicia, Xosé Manuel Merelles; y por supuesto una nutrida delegación del Ayuntamiento de O Barco, con su alcalde a la cabeza, Alfredo García.

somoscomarca_240309_madid_casadegalicia_festadobotelo (3)

Continúa así el Botelo expandiendo sus fronteras. Tras viajar a Vigo y A Coruña, la novedad de este 2024 fue que este fin de semana viajó a la capital, Madrid, donde se colgó el cartel de completo dejando muy «buen sabor de boca».

El objetivo de estas salidas, más allá de seguir promocionando este embutido, es conseguir que esta fiesta consiga la distinción de Interés Turístico Nacional, «por lo que es necesario llevarlo fuera de las fronteras de Galicia», lo que ayudará, como explica Alfredo García, «que los productores aumenten la producción y los puestos de trabajo».

La Casa de Galicia en Madrid sabe a botelo