viernes. 19.08.2022
Marcos Lobato, vicario general y Maximino Alonso, presidente Cruz Roja Valdeorras
Marcos Lobato, vicario general y Maximino Alonso, presidente Cruz Roja Valdeorras

El municipio de O Barco podría acoger refugiados, dentro del Sistema Español de Acogida e Integración de solicitantes/beneficiarios de protección internacional, antes de final de año. Estas personas habitarán una vivienda que el Obispado de Astorga ha cedido a Cruz Roja Valdeorras y cuya firma de convenio tuvo lugar ayer. El piso se ubica cerca del colegio Divina Pastora, en la Avenida del Bierzo.

En el acto estuvieron presentes el vicario general Marcos Lobato, y el presidente de la Asamblea Comarcal de la Cruz Roja en Valdeorras, Maximino Alonso, además del ecónomo de la Diócesis, Víctor Murias.

“Tenemos un aviso del Ministerio para que pongamos a su disposición todas las viviendas posibles para acoger refugiados”, señaló Alonso quien explicó que están ya acondicionando el piso. “Una vez que este limpio y arreglado, el Ministerio decide cuando nos envían la familia”, aclaró. A través de este programa los solicitantes tienen garantizado el alojamiento, manutención, asistencia jurídica, asistencia psicológica, atención social y asesoramiento; acompañamiento a centros escolares, sanitarios y sociales públicos; aprendizaje del idioma y habilidades sociales básicas, orientación e intermediación para la formación profesional y la reinserción laboral, actividades culturales y ayudas económicas.

De esta forma Cruz Roja aumenta su capacidad de acogida en la comarca de Valdeorras, donde la organización humanitaria cuenta ya con dos viviendas, a través de sendos convenios con el Concello de Carballeda de Valdeorras y la Xunta de Galicia, ocupadas por una familia de origen sirio y otra de origen hispanoamericano.

O Barco podría acoger refugiados antes de final de año