miércoles 19/1/22

Nicolás Rodríguez, del River Stone, terminó satisfecho con los resultados en los nacionales, detallando que esto es un punto de partida

El Club River Stone de O Barco estuvo presente en 2 campeonatos nacionales infantiles en los dos últimos fines de semana. Uno por equipos y otro individual. Para Nicolás Rodríguez dejaron el pabellón bien alto dentro de sus posibilidades, ya que las horas de entrenamiento y reacción entre ambos eventos fueron justos.

Rodríguez detalla que hay mucho nivel en la categoría infantil y recuerda que hay federaciones o autonomías que tienen mucho más potencial que otras ya que entrenan más, tienen más medios y también más alumnos. Estas principalmente son Madrid, Andalucía y Valencia quienes conforman escuadras que llevan muchos años compitiendo juntos y están en fase de perfeccionamiento.

La entidad valdeorresa llevaba 1 década sin acudir a los nacionales por equipos. La última vez terminara 3ª de España en categoría sénior. El sensei relata que esta competición le gusta, pero se tienen que dar una serie de características que no se habían dado hasta el momento.

«Yo quería que vieran que hay otro nivel. El competir a nivel nacional tiene mucho desgaste. Nosotros no tuvimos tiempo de reacción entre campeonatos. Aún no habían despertado del sueño y hubo otra competición, entonces no te da tiempo a hacer cambios o modificaciones» comentó el karateca.

Para Rodríguez esto es un punto de partida, ya que los entrenamientos se harán de otra manera. De cara a los futuros campeonatos de Málaga tienen tiempo de corregir errores. Sobre todo en un verano donde podrán recuperar muchas horas de entreno perdidas durante la pandemia.

Nicolás no quiere olvidarse de que son los padres quienes sufragan los gastos y el club paga las inscripciones para detallar el esfuerzo que tienen que hacer los progenitores para que sus hijos acudan a los nacionales. Para el deportista hay 2 niveles en el mundo del kárate autonómico. Los que están en el Centro de Alto Rendimiento como Lucía Herrero y entrenan todos los días, y los que apenas pueden hacerlo 2-3 días a la semana.

Nicolás Rodríguez: «Esto es un punto de partida»