viernes. 19.08.2022

Cómo teletrabajar desde Valdeorras

Hoy es 1 de mayo, Día del Trabajo y fiesta nacional. Una celebración que nadie presagiaba en enero que se fuera a vivir así, entre ERTE´s, teletrabajo, desescalada y mucha inseguridad. No se verán este año las tradicionales marchas, pero los sindicatos aprovecharán esta fecha para hacer hincapié en el papel crucial de los trabajadores en primera línea durante la crisis sanitaria.

El estado de alarma que ha obligado a paralizar a casi todos los sectores productivos y la crisis económica que se deriva de todo ello, hace que este Día del Trabajo este regido por una palabra: incertidumbre. Es verdad que menor que hace tan solo una semana; y es que el anuncio del plan de desescalada realizado por Moncloa el pasado martes, deja algo de luz al final de este negro túnel. Pero aun así los empresarios y trabajadores siguen estando rodeados de inseguridad y titubeo ante el futuro próximo.



En el caso de Valdeorras, uno de sus principales sectores económicos, como es la pizarra, se mantiene casi paralizado desde finales del pasado mes. Ante la fase 0 de la desescalada, el Clúster ha optado porque sea cada empresa la que decida cuándo volver al trabajo y si lo hace de manera parcial o al 100%.

Autoneum, otra de las fábricas principales de la comarca de Valdeorras, con más de 200 trabajadores, fue de las primeras en declarar un Expediente de Regulación de Empleo, ERTE. Un acuerdo bastante beneficioso para los trabajadores ya que respeta las pagas extras y vacaciones. Además cada trabajador percibirá el 85% de su sueldo (el 70 % de la prestación por desempleo más el 15% que aporta la empresa). La empresa, dedicada a la fabricación de componentes para vehículos, ha comenzado a llamar a algunos de sus trabajadores para que vuelvan el lunes, aunque será la menor parte de ellos.



Lo cierto es que en Ourense, son más de 4.219 empresas las que han presentado un ERTE y 17.796 personas afectadas por ellos, según los datos facilitados por la Xunta de Galicia. Además, todos aquellos afectados por este expediente todavía no han ingresado el sueldo correspondiente a su prestación, en casi todos los casos, el 70% de su salario base. Celso Fernández, director provincial del SEPE anunció que los afectados en la provincia entren en la nómina de este mes y cobrarán entre el 2 y el 4 de mayo.

Innegables son las repercusiones que esta crisis y el confinamiento comportan en todo el tejido social y económico, se notará sobre todo en los autónomos y en las pequeñas y medianas empresas. Un ejemplo; los hosteleros que ya trabajan en averiguar qué tipo de medidas deben afrontar para abrir sus establecimientos y terrazas mientras continúan con su servicio de recogida a domicilio. O en las peluquerías que desconocen si pueden volver a trabajar el día 4 o el 11, y en qué condiciones.

Mientras los pequeños comercios continúan

adaptándose a este mundo. A través de páginas web intentan sacar adelante sus

productos tal y como nos relataba Ana de Garoba aquí.

Teletrabajo

Pero si la crisis sanitaria nos ha dejado un nuevo

modelo de trabajo ha sido el teletrabajo. Durante años las empresas se

resistían a este tipo de empleo y los usuarios a realizar muchos trámites por

Internet. Y es que no es la panacea. Algunos empleados se quejan de jornadas

interminables en las que no existen fines de semana mientras que la brecha

digital y el difícil acceso a las tecnologías por parte de los más mayores les alejan

del mundo o les impide realizar los trámites de manera cómoda.

Mara Ares trabajando desde su casa

Mara Ares Pérez trabaja en una aseguradora radicada en O Barco. El lunes volverá a abrir las puertas de la oficina en el paseo del Malecón, pero desde el estado de alarma ha estado trabajando en casa. Destaca que se adaptó rápidamente a las nuevas rutinas, «aunque no siempre Internet funcionaba bien. No sé si era la página de la agencia o la propia red», admite. Se muestra de acuerdo con que se trabajan más horas, en su caso, por acabar todas las tareas del día, aunque, en contrapartida asegura que aprovecha más el tiempo en la oficina que en casa. «En definitiva, aunque este más horas delante del ordenador, lo he llevado bien», concluye.



La complicidad de los clientes también ha sido importante para el balance positivo. Desde su oficina desviaron las llamadas al teléfono móvil por lo que, todos los que llamaran al número habitual, eran atendidos de manera segura pues el servicio se daba por teléfono. “Creo que algunos agradecían llamar y hablar con alguien. Porque clientes que llamaban para una consulta, teníamos conversaciones de 10 minutos o hasta de 20”, detalló.

Asegura que durante estos días el trabajo ha vivido un parón de siniestros pero desde el pasado miércoles ha crecido el número de partes. «Gente que había tenido una avería no muy grave y han esperado porque no querían que nadie entrara en su casa, y que ahora ya llaman», detalla, «la gente se ha empezado a relajar y a lo mejor eso es malo», concluye.

Respecto a la vuelta a su puesto, la trabajadora señala que tratarán de cumplir con todas las medidas de seguridad. «Será pidiendo cita por teléfono y si no lo hacen, y hay alguien dentro, tendrán que esperar fuera», destaca, admitiendo estar preocupada por si los clientes no cumplen las medidas de seguridad, «veo a la gente sin miedo», asevera. Aun así, marcaran las distancias y desinfectaran todos los elementos y muebles de la oficina entre clientes para asegurarse que ni clientes ni trabajadores resulten contagiados.


Día del Trabajador entre ERTES y teletrabajo