lunes 6/12/21

El barquense, que lleva más de 50 años recorriendo las montañas de Valdeorras ve tremendo la instalación de aerogeneradores en la zona

Hace unas semanas se hacía pública la idea de crear dos parques eólicos en Valdeorras, concretamente entre los términos municipales de O Barco y A Veiga a través de la empresa del Gobierno de Noruega, Statkraft, con varias negativas a la construcción de los mismos casi desde el primer minuto.

Primero fueron los integrantes de la Sociedad Galega de Historia Natural, también el Club Montañas de Trevinca, y hace unos días la alcaldesa de Larouco, Patricia Lamela.

Ahora es el montañero Lolo Gómez el que explica los motivos principales para no llevar a cabo esta obra que ya se intentó en otras ocasiones como en el año 2001.

Ambas instalaciones estarían en polos opuestos del valle, uno en la zona sur que abarcaría los términos municipales de O Barco y A Veiga por la zona de Pena Trevinca y la Serra do Eixe, y otra por la vertiente norte, que si bien estaría situado en Barjas (León) afectaría también a parte del territorio del municipio barquense y Vilamartín, incluso a zonas de Quiroga.

Gómez quiere hacer hincapié en la potencia de los 31 generadores que se colocarían en Trevinca, que generarían 170 megavatios en total, mientras que el de Barjas crearía 120,20. Esto suponen las 2 mayores cifras de Galicia, y en el caso del de Prada, uno de los 5 más potentes de todo el territorio nacional, ambos generarían más que toda Euskadi junta.

Para el barquense también es de especial relevancia que los aerogeneradores quedan obsoletos en apenas 5 o 6 años, aunque sigan generando energía, por lo que en apenas una década dejarían de ser rentables para las compañías que provocarían un gran impacto visual y en el propio territorio.

«Como montañero me preocupa porque afectará a zonas de gran biodiversidad, no estoy en contra de los parques eólicos, el debate es como se gestione lo que se pone, quien lo gestiona y a donde van los beneficios de estos generadores» detalló Gómez.

El antiguo directivo del Club Peña Trevinca, y que lleva más de 5 décadas recorriéndose la bisbarra, detalla que serán muchos los núcleos de población afectados por las obras como Alixo, Vilariño o Santigoso en O Barco, Candeda, Riodolas o Domiz en Carballeda, pero también en A Veiga en aldeas como Prada, Meixide o Lamalonga. «Puede ser la estocada mortal para ese concello, que para mi es el más bonito del interior de Galicia» subrayó.

A este barquense le gustaría que las corporaciones se manifestaran para saber que gente está a favor y quienes en contra. «Valdeorras ya soporta 7 embalses energéticos, 4 canteras de caliza e innumerables de pizarra, que al menos generan puestos permanentes de trabajo. Los eólicos apenas crearían y destruirán más de lo que hacen, en A Veiga, donde apuestan por el rural, todo desaparecerá, ojalá luchen».

Otro de los quebraderos de cabeza para Lolo Gómez, llega a raíz de las obras donde se crearán pistas de 8 a 10 metros de ancho para acceder a los generadores. «Quedarán así y no se recuperarán aunque digan lo contrario». y también la fauna que desaparecerá como las parejas de Águila Real o el Buitre Leonado, que no accederá a la zona en busca de comida.

El ex directivo del Peña Trevinca no se quiere olvidar del Teixadal, que si bien no se verá afectado si sufrirá un gran impacto visual, a su vez, desea que la zona sea dotada de mayor protección, ya que por ejemplo el lado zamorano de Trevinca pertenece al Parque Natural de Sanabria.

Si desea escuchar a Lolo Gómez, puede hacerlo en el siguiente enlace:

Lolo Gómez: «Va a tener un impacto tremendo»