sábado. 30.09.2023

Este jueves, 4 de junio, Irene Dacal dejará su cargo como conelleira de O Barco y hemos querido hacer un repaso por su trayectoria

Es momento de echar la vista atrás y hacer balance. Este jueves, 4 de junio, Irene Dacal pondrá punto final a una etapa más de su vida. Tras nueve años como concelleira de Promoción económica, Turismo y Comercio de O Barco, deja el cargo para comenzar un nuevo camino en Arcade, su tierra natal.

Se marcha porque es el momento de estar cerca de su familia, aunque lo hace con un poco de pena porque esta también es su casa. «Yo aquí estoy encantada de la vida, pero falta algo más y al final estoy sola». Aunque cariño no le falta. Siempre lo sintió pero desde que anunció su marcha, las muestras se han multiplicado. Su teléfono no para de sonar. «Nunca pensé que era tan querida».



De O Barco se lo lleva todo, pero si tuviera que recomendar en Arcade solo tres cosas, lo tiene claro. Primero, El Malecón porque «me parece esencial. Con mi padre —fallecido el pasado mes de febrero— salía todas las tardes a pesar y me decía "nena, cuídalo, tenéis una cosa hermosa"». Segundo, sus gentes, que «de primeras puedes mirarte con recelo pensando de dónde vienes, pero después es súper cariñosa y siempre ofrecen todo lo que tienen». Y por último, el vino, un sector que para Dacal explosionará en los próximos años y tendrá un gran futuro.


Irene Dacal en una presentación de un evento en el año 2016

Sus primeros años

Irene comenzó su carrera política hace 9 años casi por sorpresa. Una persona de la lista de su partido se puso enfermo y por eso entró ella. «De pronto me vi que había salido concejala sin esperarlo. Recuerdo estar celebrando la victoria en un bar y Alfredo García —alcalde— estaba sentado. Yo le decía: ¿tú crees que yo voy a ser capaz de esto? y el me contestaba que sí».

Al principio pensó que tendría que dimitir a los 15 días, confiesa entre risas, y paso a paso, han sido nueve años de proyectos. «Alfredo nunca me tiró nada para atrás». Su primera propuesta fue el Mercadiño de Nadal, que en su primera edición tan solo tenía 4 puestos y ahora, son 24 «y no se podían poner más por espacio».


Presentación del Mercadiño de Nadal del año 2017

Pero lo de Dacal, es el turismo. Ama viajar y asegura ahorrar un poco todos los meses para poder conocer lugares nuevos. «Creo que, sinceramente, era una concejalía que me iba. Soy muy comunicativa y no tengo problema en relacionarme». Otro de sus grandes logros fue la feria de alfarería que tantos visitantes atraía hasta O Barco. Y su proyecto frustrado sigue siendo la plaza de abastos. «Me da pena que no haya más puestos».


Irene Dacal en la apertura de la Feria de Alfarería de 2017

Una etapa que se cierra pero no del todo, ya que Irene asegura que seguirá visitando O Barco porque esta, es su segunda casa.

Si desea escuchar la entrevista completa, pinche en el siguiente enlace:

Irene Dacal: «Me quedo con El Malecón, la gente y el vino»