viernes 3/12/21

Desde que nos hemos tenido que recluir en nuestras casas en muchos balcones, puertas y ventanas han aparecido coloridas pancartas

El arcoíris que en este tiempo simboliza la lucha contra el coronavirus y la esperanza de volver a la normalidad, aflora en muchos balcones, ventanas y puertas de nuestra comarca.



Es más probable verlo en casas en las que hay niños, porque además de ser fácil de dibujar es una manera más de tenerlos entretenidos.Tiene muchos colores que invitan a la alegría y no requiere mucha destreza con el lápiz para ser entendible. Pueden participar en el dibujo todos los miembros de la familia y así se convierte en un juego más, para estos días en los que hay que tener entretenido a los más pequeños.

Mauro de cuatro años y Marta de dos, pintaron su cartel con ayuda de sus padres y dejaron un mensaje:

En papel, cartón, cartulina o un trozo de tela blanca, cualquier superficie es buena para realizar los coloristas murales. A menudo al lado del arco multicolor se puede ver un mensaje optimista y el nombre de los que lo han realizado. Se trata de que los más pequeños entiendan que se puede vencer al coronavirus si todos permanecemos en casa y que el confinamiento no les resulte agobiante. Además estos carteles colocados en las ventanas les permiten comunicarse con el exterior.

Juntos venceremos

Valdeorras no fue menos y las familias también realizaron sus murales. Nico y Carlota junto a su madre Patri pintaron su pancarta en el jardín de su casa, en Éntoma. «Somos unos privilegiados», señalaba Patri, «salimos a la calle porque en casa tenemos jardín, que es donde pintamos la pancarta». Nico y Carlota hacen los deberes que les mandan del colegio, hacen deporte y por la tarde salen al jardín.

Carlota con los pulgares en alto junto a la pancarta hecha junto a su familia

Eligieron el lema «Xuntos venceremos» ya que como nos cuenta su madre ellos se motivan pensado que: «Ahora estamos en casa metidos, así que marche el bicho, todo va ser igual, juntos lo venceremos».

Además se sienten muy felices cuando la gente pasa por delante de su casa en el coche y hacen sonar el claxon, es una manera de comunicarse entre el sonido de la bocina y el mensaje de su pancarta.

Quédate en casa

Anxo de 13 años y su hermana Enma de 3 también pintaron su pancarta. En este caso, en el balcón de su casa en la calle Barco de Ávila de O Barco, sobre los colores del arco iris se puede leer «Quédate na casa». En la parte inferior del gran balcón en unos folios «LO-CON-SE-GUI-RE-MOS».

«La idea fue mía», señala Bea, su madre. «Pero el inspirador del diseño y del logo fue Anxo. Después de 2 días debatiendo en que lo hacíamos, pues no teníamos material, recordé que en el trastero tenía un rollo de papel para proteger el suelo cuando pinté mi piso. Y fue lo que utilizamos. Era mejor que estropear una sabana», explica con una sonrisa.

El mural de Anxo y Enma luce en el balcón de su casa en la calle Barco de Ávila


«Aproveché mi compra en el hiper Gadis y compré pintura. Nos pusimos manos a la obra en el suelo del pasillo. Anxo hizo las líneas y Enma y yo pintamos con colores. Anxo recortó todas las letras. Fue una pasada lo que se esforzaron en hacerlo porque hasta Enma se emocionaba contándole a toda la familia lo que estábamos haciendo», cuenta Bea emocionada.

«Pero sobre todo, el significado: Quedarnos en casa, con solo 3 años y lo que su cabecita puede entender. Es una pasada lo que estamos descubriendo todos juntos en casa», recalca. «Este asunto nos hace darnos cuenta de infinidad de cosas importantes que por las prisas del día a día no nos damos cuenta o no le damos la importancia que merece».



Todo saldrá bien

«Todo saldrá bien» es lo que se lee encima del arcoíris pintado en tela que luce la puerta del Bar Paco de A Rúa. Un trozo de tela blanca pintada por Carla, Pablo y Álvaro y que anima a todo el que pasa por la calle Progreso de A Rúa.


«Lo que no nos mata, nos hace más fuertes» y esto es lo que el coronavirus está consiguiendo. Reforzar los lazos familiares, realizar iniciativas solidarias preocuparnos y conocer a nuestros vecinos y luchar. Estamos oyendo y leyendo, constantemente datos de este virus relacionándolo con la segunda Guerra Mundial y es que el COVID-19 ataca nuestras vidas y se está cobrando muchas de ellas, pero siempre hay color para la esperanza.

Bar Paco en A Rúa donde luce el colorido arcoíris

Coloridas pancartas de esperanza decoran Valdeorras