miércoles 8/12/21
O Barco

El Descenso del Sil cumplió 50 años

El Club Fluvial Barco celebró las bodas de oro del descenso subiéndose al podio.

A las seis de la tarde, del sábado 10 de septiembre, desde debajo del puente de Sobradelo, casi 350 palistas de 38 clubes tomaron la salida para recorrer los 7 kilómetros que los separaban de la meta, en la playa fluvial de O Barco.

Este año la prueba contó con el medallista olímpico Cristian Toro que junto a su compañero, Marcos González del Fluvial de Lugo, hicieron una salida espectacular, pero al final el  ganador absoluto de la prueba fue el K2,del campeón mundial de aguas Bravas, Jesús Rodríguez León y del campeón de España de aguas Bravas, Guillermo Fidalgo de León, del Club Pico Azul. Los del Náutico Firrete, Santiago Cruz y Antonio Rey, vencedores la pasada edición, llegaron en segundo lugar.

También subieron a podio,  Adrián Prada, que quedó en primer lugar; Fernando García Viso, Kissi Torres y Bernardo Sánchez que subieron  a la segunda posición. Por clubes el Fluvial se hizo con una tercera plaza que, también había conseguido en la pasada edición, lo que afianza a los barquenses en esa posición, pese a contar con un equipo no muy numeroso.

Al finalizar la prueba, Jesús Rodríguez y Guillermo Fidalgo, se sentían muy satisfechos por su actuación, y destacaron la salida del olímpico Toro y su compañero, pero al de O Barco no hay quien lo desplace del primer puesto en el podio, son ya 15 descensos del Sil consecutivos, en los que en tres ocasiones ha ganado en K2, una con Fidalgo y dos con Castañón.

La celebración de estas bodas de oro del descenso, ya comenzaban ayer por la tarde en el Teatro Lauro Olmo de O Barco con una gala que reunió a los palistas de ayer y de hoy, a sus familiares, a amigos  y a un gran número de aficionados y amantes del piragüismo.

Las palabras de Alfredo Fernández, uno de los impulsores del descenso y presidente honorífico hasta su fallecimiento, dieron comienzo al acto en el que no faltaron los testimonios de su propio hermano Ángel Fernández, de Manolo, uno de aquellos siete primeros que bajaron en 1965, en el descenso llamado  “Aventura en Piragua”.  Fernando Cruz que recordó a su padre, José Cruz, conocido como Pepe el Practicante,  organizador junto con Ángel y Reguera de los primeros descensos, Dacal, Rosa Brasa, Begoña Fernández, Francisco, Misioné, Fernando Viso y Jesús Rodríguez León, también aportaron sus experiencias y anécdotas relacionadas con el descenso..

En el primer descenso, recordaban, fue accidentado, ya que salieron antes del puente de Sobradelo,  y al llegar debajo de los arcos se cruzó una piragua y hubo un gran embotellamiento, también se rememoró  las dos primeras piraguas que tuvo el club, donadas por el Fluvial de Lugo y que llamaron Tanque y España, un k2 y un k1.

 

Recordaron la gran cantidad de gente que se agolpaba a las orillas del Sil para ver a las piraguas y los piragüistas, como lo hicieron internacional al incorporar a palistas portugueses, la asistencia de la Infanta Cristina, que al final no vino por motivos de seguridad...

Se echó en falta la presencia y los testimonios de familias barquenses ligadas al piragüismo, así como la aportación de las jóvenes  promesas del club.

Al finalizar hubo agradecimiento en forma de presentes a los que participaron de forma activa en la gala y se realizó una foto de familia con todos los que bajaron el Sil y quisieron subirse al escenario, para ellos de recuerdo un pañuelo con un remo de piragüista en miniatura.

Comentarios
El Descenso del Sil cumplió 50 años