viernes. 30.09.2022
O Barco

Coquixo: «O Barco merece conocer a su paisano Jesús Díaz Ferrer»

La primera exposición en tierra natal del artista barquense Jesús Díaz Ferrer abría sus puertas el pasado 30 de abril. A ella asistía variado y curioso público, ávido de encontrarse con la obra de un paisano hasta el momento desconocido y del que tanto se ha hablado en la comarca. Y es que en realidad, la primera muestra de su obra llegaba al Centro Santa Lucía, en Vilamartín de Valdeorras. Ahora finalmente, sus cuadros esperan a ser admirados por el público que le vió nacer.

Margarida Pizcueta, concejala de cultura del Concello, presentaba al verdadero artífice que consiguió acercar la obra de este genio del arte, en todas sus facetas, Luis Enrique Rodríguez Arias, Coquixo. Explicaba que «casualmente, Coquixo atopou un cadro no Hostal dos Reis Católicos, que no seu título aparecía a sinatura: Jesús, O Barco de Valdeorras, e resultou que ese Jesús era Jesús Díaz Ferrer, a quen hoxe lle rendimos a homenaxe que se merece».

En Somos Comarca hemos querido conversar con Coquixo quien comenzaba la presentación de la muestra restando importancia a su intervención para que haya llegado a ser posible...

Somos Comarca: Al principio comentabas que no eras el «culpable» y de momento ya hemos visto a Díaz Ferrer en Vilamartín y en O Barco... ¿es, por fin, profeta en su tierra?

Coquixo: No sé si profeta pero sí que por lo menos queremos que empiece a ser un poco reconocida su figura y desde aquí tenemos que empezar a sentirnos orgullosos de él.

SC: Entonces Coquixo tiene algo que ver...

Coquixo: La verdad, no lo digo con falsa modestia, yo encontré el hilo, empecé a tirar de él y empecé a tirar del carro, pero el carro no se mueve solo, hay mucha gente detrás. De hecho, en esta exposición, desde la propia alcaldía, concejalía de cultura, técnicos, maquetadores de catálogo, fotografía... Hay un trabajo de mucha gente que en algún momento me ha hecho llegar alguna referencia, me ha mencionado algún cuadro que podría investigar; yo creo que es un trabajo de muchos, aunque yo sea la cabeza visible.

SC: Creo que no somos los únicos en desear que esta sea la primera exposición de muchas que le seguirán...

Coquixo: Cuando yo me planteé hacer la primera exposición un poco importante, fue muy difícil porque él es un pintor que ha tocado muchos estilos. Un día era más surrealista, otro día con temática mariñeira, campesina, tiene cuadros de mercados de la vida de París, incluso de mercados de sus viajes por el sur de España. Tiene muchos bodegones, retratos, y además era grabador, orfebre, escultor, ceramista, etc. Opino que cada faceta merecería una exposición independiente. Al cumplirse los 50 años de Mayo del 68 se presentó la oportunidad de poder aprovecharlo, y es un poco excusa y no, porque en realidad el tema merece la pena y lo que presentamos es suficientemente importante. Sí que es un poco para abrir boca, esperando que pueda haber más cosas que mostrar. La gente merece conocerlo.

SC: Es increíble la destreza con la afronta cada uno de los estilos de la obra que aquí se presenta, qué diferentes son los 55 cuadros expuestos...

Coquixo: No tenía ningún complejo y utilizaba los estilos como el que utiliza diferentes idiomas, pero no por ello deja de ser él mismo. Dependiendo del tema además, adapta uno u otro lenguaje. La urgencia de la pincelada, por ejemplo, aquí se ve perfectamente en el tema a tratar, no debe demorarse en la ejecución. Así es capaz de transmitir personas en movimiento, gente que huye... Adapta lo que conoce de la pintura para hacer lo que él quiere en cada momento.

SC: Es una pena que no haya podido estar presente...

Coquixo: Lo cierto es que sí, es una pena, pero el inicio del proceso que nos ha llevado a este punto, él lo vivió, vió los primeros artículos, vió que se hacía caso. La verdad es que su viúda lo recuerda muchas veces, porque llegó en un momento de su vida que aún pudo verlo, atisbar que lo que no había pasado de momento en su carrera, comenzaba a pasar. A mí por lo menos me consuela pensar eso.

SC: ¿Te esperabas lo que te encontraste cuando tiraste del hilo?

Coquixo: No. La verdad es que no. Empecé a escribir un artículo para una pequeña revista local del Ateneo Republicano y tenía algunas pinceladas, era un tema que me llamó la atención en su día pero al investigar no conseguí mucho; quizás influyese el hecho de que cuando lo descubrí, no existía internet. No tuve acceso a mucho material, pero lo poco que llegó me hizo sospechar que era un pintor que merecía la pena, pero tampoco pude elaborar un estudio en condiciones. Después, con el tiempo, tiré del hilo, pero aún hoy en día sigo descubriendo cosas de él. Lo que dio origen a esta exposición fue un pequeño librito que contenía arte demasiado poco frecuente. Nunca un retrato tan completo de los hechos como el que da Díaz Ferrer.

SC: ¿Satisfecho?

Coquixo: La verdad es que sí. Hay muchas caras conocidas aquí hoy y por eso merece la pena.

Comentarios
Coquixo: «O Barco merece conocer a su paisano Jesús Díaz Ferrer»