viernes. 19.08.2022
EMPRESA

El inicio de la Fase 2 refleja disparidad en la hostelería

Los hosteleros barquenses ofrecen dos versiones diferenciadas tras el primer día de la segunda fase de la desescalada

Con la entrada de Galicia en la Fase 2 de la desescalada los locales de hostelería han vuelto a reabrir su espacio interior, algunos de hecho unieron esta circunstancia a la reapertura de los negocios tras más de dos meses sin actividad.

En O Barco la alegría va por barrios, o más bien por bares, ya que si bien algunos afirman que la mañana ha sido buena dentro de lo esperado, en otros han calificado este lunes como malo.

En el Bar Hamburgo, uno de los que sellan los boletos de Loterías y Apuestas del Estado, destacan que la mayor parte de la clientela acudió por la mañana principalmente para comprobar recibos de lotería o sellar unos nuevos. Mirando hacia la semana pasada la califican como floja, llegando a decir que incluso a afirmar que no compensaba tener a una persona trabajando en el bar.

Diego Teixeira gerente del Bar Hamburgo junto a la máquina validadora de boletos de Loterias y Apuestas del Estado

A unos metros se sitúa el Café Lisboa, Ricardo Cela su gerente destacó que la mañana fue buena, aunque comenzaron con nervios por la incertidumbre de si iban a acudir clientes o no. «La gente vino, no fue mucha pero la jornada estuvo bastante movida. Todos fueron muy amables y manteniendo las formas».

Clientes dentro del Café Bar Lisboa durante el primer día de la Fase 2

En Cafetería Dock, se han adaptado a los nuevos tiempos tras un primer fin de semana donde fue mucha la clientela que acudió a comer o cenar a este establecimiento. «Las nuevas normativas estipulan que no se puede tener ningún objeto en la mesa, entre ellos la carta, nosotros la hicimos de forma virtual y se puede escanear a través de un código QR, cualquier móvil puede acceder a ella» afirmó su gerente.

Desde la Cafetería El Cafetín subrayaron que la jornada fue muy floja, con pocos clientes, una tónica que no era habitual antes del confinamiento. En la misma línea estuvieron en Dulce y Salado, uno de los establecimientos que como destacaban la pasada semana sobrevivieron durante el confinamiento gracias a la venta de bollería y productos para llevar.

En los restaurantes visiones dispares, si bien Marcos González de Restaurante Piquiño destacaba que aún no tenían reservas, todo lo contrario ocurría en el Restaurante San Mauro, su gerente Joaquín Lado afirmó que tenían 28 reservas este lunes, siendo ese el número máximo de aforo que tiene disponible actualmente.

No quiere decir -en referencia a este último negocio- que no acepten más reservas. En caso de que esté el aforo completo los clientes deberán esperar su turno hasta que la mesa que les corresponda sea liberada y desinfectada tal y como detalló Joaquín Lado.

Joaquín Lado, gerente de Restaurante San Mauro en su restaurante durante la mañana de este lunes

Comentarios
El inicio de la Fase 2 refleja disparidad en la hostelería