domingo 22/5/22
Actualidad

El Nacimiento del Club Peña Trevinca ya está en su cumbre

Un año más se ha podido llevar a cabo la tradición de colocar el Nacimiento en el pico más alto de Galicia

Un grupo formado por cinco socios del club Peña Trevinca de O Barco colocaba, en la jornada de este sábado 19 de diciembre, el Nacimiento a la cumbre más alta de Galicia. Con la llegada de la primavera y el deshielo el primero que sube a la cima, lo recoge para bajarlo y dejarlo de nuevo en el refugio de Fonte da Cova hasta el año siguiente.

Es una tradición que data de los años 90 y que, llegada esta fecha siempre intentan tan que se cumpla.  El actual presidente, Miguel de la Cal, asegura que se ha subido desde hace más de 12 años pero que antes los subieron entre otros, Santiago Melo, Fernando Rodríguez Yebra, Martín o Lolo.



Desde el paraje de La Cabrita, Ángel Malvesada, Ricardo Rodríguez, Pedro García, Aurentino Alonso, y el presidente del club, Miguel de la Cal partieron hacia el pico de Trevinca bajo unas condiciones meteorológicas adversas. Al agua nieve que caía se sumó, por un lado la dificultad de caminar sobre la nieve virgen que se encontraron en algunos tramos. Por otro, la congelada y que debido a su dureza fue necesario el uso de crampones. «Había zonas en que la nieve estaba bastante blanda y te hundías, no te exagero nada pero más de medio metro. En otra que estaba más helada, bien con los crampones.

Mucha nieve por el camino, la laguna de los peces helada y pasado el nacimiento del Tera se tuvieron que poner los crampones, la nieve estaba congelada. Por encima del Lago de la Baña había bastantes neveros pero con un poco de precaución los pasaron sin problemas. «La subida ha sido brutal», resaltaba el presidente del club.

Una vez alcanzada la cima de Trevinca se unieron a ellos otros cinco chicos procedentes de la otra falda de la montaña, de Vilanova (A Veiga). Una vez colocado el Nacimiento, el brindis de los 10 montañeros  que repusieron fuerzas y chocaron sus copas de cava. También se comieron la tableta de turrón que llevaban para la ocasión.

«Hacía muchísimo frío, las manos se te quedaban congeladas, los dedos de los pies congelados… Tuvimos que dar caña para bajar», afirmaba de la Cal.  El descenso también lo hicieron con los crampones y según aseguraba el presidente,  «la bajada es muy peligrosa, muy técnica. Con sentidiño y con cuidado lo hemos hecho». El agotamiento de la expedición fue notorio una vez llegaron de nuevo a la Cabrita en torno a las 17:00 horas.

El presidente quiso homenajear con esta subida a su compañero y socio del club Santi Melo, que desde hace dos años no puede unirse a la expedición de colocación del Nacimiento por motivos de salud. «Yo llevo sobre mis espaldas mi cuerpo y el de Santi, ya que como el no puso subir se lo dedico ya que a él le hacen mucha ilusión estas marchas. Hace dos años que subió y lo merece», resaltaba.

Fotos cedidas

Comentarios
El Nacimiento del Club Peña Trevinca ya está en su cumbre