sábado 16/10/21

Una chimenea vuelve a dar un susto en O Barco

Las chimeneas y los incendios son el padre nuestro de cada día en periodo invernal. Esta vez ha sido en la Plaza Mayor de O Barco, a la altura del número 15. En la vivienda solo habita una mujer mayor que no ha tenido que lamentar daños físicos ni materiales. Aunque el fuego no tuvo mayores consecuencias levantó una gran expectación entre los vecinos y paseantes.

Según informaban desde el 112 fue a las 10.28 cuando la Policía Local alertaba del incendio de una chimenea que estaba ardiendo. El servicio de emergencias dio aviso a los Bomberos, Protección Civil y GES de Valdeorras.

Cabe recordar la importancia de la revisión de las chimeneas, instalaciones de gas y calderas, así como  la precaución y el control en el uso y mantenimiento de braseros para reducir el riesgo de incendios. Desde los servicios de emergencia se insiste en la precaución de  echar las cenizas o brasas en los contenedores de basura ya que entraña un riesgo cierto de incendio.

Estas recomendaciones  siempre tienen en cuenta los sucesos registrados en los últimos años, con varias intoxicaciones por inhalación demonóxido de carbono, y el número de salidas realizadas por el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios, además de que muchos de los fuegos en las viviendas tienen su origen en las chimeneas.

Una de las recomendaciones advierte a la población en general del riesgo que supone tener en mal estado chimeneas y braseros, calderas e instalaciones de gas e indica que, para reducir al máximo esas situaciones de peligro, es conveniente seguir los consejos básicos de los bomberos.

La primera y fundamental es revisar, cada año, todas esas instalaciones; comprobar que no existen fugas ni zonas chamuscadas, limpiar los tiros y evitar que las chimeneas estén en contacto con vigas de madera son otras actuaciones necesarias.La segunda es que al apreciar olores de humo, sentir dolores de cabeza o desvanecimientos se llame, inmediatamente, al 112 y se proceda a ventilar la habitación hasta que lleguen los servicios de emergencia.

La tercera, montar en las viviendas detectores de humos, aparatos que no requieren obras para su instalación, pero que son muy útiles, ya que ante cualquier fuga suena una alarma que nos avisa del peligro, a cualquier hora del día o de la noche. Esta medida preventiva puede contribuir a reducir el número de víctimas por inhalación de humo. También es importante apagar las chimeneas por la noche y no colocar alfombras o cualquier tipo de textil delante del fuego.

Una chimenea vuelve a dar un susto en O Barco