lunes 29/11/21
portada

La polifacética Maribel regenta, desde hace 22 años, el negocio Novedades Maribel situado en el Casco Vello de O Barco, en la calle San Roque número 34. Tras sus puertas se esconde un mundo de lanas, corsetería y mucha sabiduría, que hoy imparte a las que como ella sienten curiosidad por aprender cada día. Todo aquel que se acerque a su pequeña tienda, encontrará del otro lado del mostrador a esta siempre risueña barcelonesa de corazón y valdeorresa de adopción, dispuesta a ofrecer su consejo.

Somos Comarca: ¿Qué es Novedades Maribel?

Maribel: Es una tienda que abrí hace 22 años. Anteriormente este negocio era de mi suegra que lo abrió en el año 1965 con el nombre de Hortensia. Cuando me dio el relevo, le puse Novedades Maribel porque yo me llamo así.

SC: 22 años es mucho tiempo…

Maribel: Sí, los que llevo yo en O Barco, porque no soy de aquí, yo soy de Barcelona y vine porque mi madre era de esta zona. Aquí me casé y aquí tuve un hijo. Me afinqué aquí y estoy encantada. Yo casi me considero de  O Barco ya también, además a la gente de aquí la adoro.

SC: ¿Qué productos encontramos en Novedades Maribel?

Maribel: Yo siempre me he dedicado a la lencería de mujer y caballero, camisetas, calcetines, medias, pijamas. Hubo un tiempo en el que me dediqué a las tallas grandes en confección de mujer pero lo dejé porque el boom desde hace años son las lanas. Decidí iniciarme en el mundo del punto y llevo sobre cuatro años con ello. Me conoce ya mucha gente por ello y a lo mejor se acercan por la tienda a tejer, a preguntarme algo, a hacerse con ideas… También hacemos por encargo toda clase de cosas de punto, chaquetas, cosas de bebé, gorros, bufandas, etc.

SC: A mí me han contado que a veces hay verdaderas reuniones en la tienda…

Maribel: Sí, es cierto. Es que tenemos clases de punto los lunes y los jueves de 17:00h a 20:00h. Nos sentamos alrededor de una mesa camilla, intercambiamos opiniones sobre el punto, hablamos de nuestras cosas cotidianas y la verdad es que para nosotras es una forma de escape de la rutina diaria. Llegas aquí y una cuenta un chiste, la otra habla de otras cosas y lo pasamos realmente bien. Se nos pasa volando el tiempo y además aprendemos, porque tenemos varias horas de clase así que nos da tiempo a darle al pico y a la aguja.

SC: Cuéntanos qué se aprende en las clases.

Maribel: Aquí viene gente que sabe tejer pero no sabe, por ejemplo, dar los cortes a las chaquetas, si quiere hacer algo de punto en concreto no sabe cuántos puntos ha de echar, muchas veces quieren que les empieces la labor para que ellas continúen.

Nosotros cobramos la clase, no cobramos por mes. Si vienen pagan, y si no vienen no pagan. La que sabe un poco y no quiere venir siempre, solo viene cuando necesitan que le guíen la labor. Además, las clases son asequibles. Una clase de 3 horas son 5 euros. Y muchas veces va bien para el coco porque mientras estás aquí sólo piensas en el punto y disfrutas de una charla muy amena.

SC: Para apuntarnos a estas clases o para comprar cualquiera de tus productos lo mejor será pasar por tu tienda, ¿no es así?

Maribel: Yo procuro ser lo más simpática y amable posible porque en estos tiempos que corren cuanto más amables seamos y más facilidades demos, mejor.  Además aquí en el Casco Vello estamos un poco olvidados, porque quedamos muy pocas tiendas. Así que como mínimo, que digan “voy a ver a aquella chica porque me atiende tan bien y es tan simpática”, a mí me encanta que me lo digan.

SC: Y también para que guíes una compra porque a veces yo no sé ni la talla que uso…

Maribel: Sí, a veces vienen y no saben su talla y yo viendo a la persona pues ya me hago una idea, se lleva la que yo le digo y generalmente acierto. Es que son muchos años ya... La gente además, sobre todo en corsetería, quiere que la aconsejes. Prefiere eso a tener que cogerlo de un perchero, irse a un probador de unos grandes almacenes y que nadie te aconseje sobre cómo te queda la prenda. “Pues te voy a dar una talla más y de otro modelo”. Y la señora se marcha encantada.

SC: Ese trato sólo lo obtienes en el pequeño comercio de toda la vida…

Maribel: El trato al público hay que cuidarlo. Yo he estado 20 años de secretaria de dirección y trabajando en la bolsa de Barcelona, he hecho radio para niños, y he aprendido que el trato al público es muy importante. Y los jefes te fichan por la manera en la que tratas a la gente. Hay que tener mucha paciencia y saber estar, el cliente siempre tiene la razón, aunque no la tenga. Tratar al cliente con mimo es lo primordial. Así que cualquier persona que quiera pasar a verme, yo la recibiré con los brazos abiertos e intentaré despachar y enseñar lo mejor que sepa.

Novedades Maribel y el trato más amable