jueves 9/12/21

El jefe de la Policía Local afirma que ha sido instalado en calles del casco urbano, a la vista, sin ánimo de recaudar y para concienciar a la población

El Concello de O Barco está aplicando un control de radar en el casco urbano de O Barco a fin de invitar a los conductores a que rebajen la velocidad. Fernando Lozano, jefe de la Policía Local, recuerda que la Jefatura Provincial de Tráfico cedió hace ya algún tiempo un equipo de radar para distintas localidades de la provincia, entre ellas O Barco. Esta medida coincide con la campaña nacional de control de la velocidad que se desarrolla desde el 1 al 7 de abril.

Fernando Lozano pone por delante que esta iniciativa no es con miras a recaudar. De hecho, el radar se encuentra a la vista de los ciudadanos. En este momento, está en la Avenida del Bierzo, un punto «negro» para la circulación rodada porque hay tráfico pesado, quejas de los vecinos por exceso de velocidad de los vehículos y una zona escolar claramente delimitada.

Radar en la avenida del Bierzo colocado antes de un paso de peatones peligroso

«El límite de velocidad marcado en el radar es de 60 kilómetros hora. La idea es que nos vean y prevenir accidentes», explica. Recientemente, se puso en J las calles Juan Giráldez y Ramón y Cajal. «Nunca está escondido. Siempre se encuentra a la vista. Queremos que nos vean, que la gente sepa que está el radar y levante el pie del acelerador. Es una medida disuasoria para que se rebaje la velocidad», dice Fernando Lozano.

La Avenida del Bierzo es una zona conflictiva. Estima que es preciso sensibilizar a los conductores de la importancia de mantener la velocidad adecuada, tanto en la citada calle como el resto del casco urbano. De hecho, la campaña de control de velocidad —argumenta Lozano— reafirma el concepto de la protección de peatones y la seguridad vial en el conjunto de O Barco.



Además, la citada campaña coincide con la nueva señalización viaria en Calabagueiros. «Precisamente, en esta parte de O Barco vamos a mejorarla con reflectantes. Se van a colocar puntos de luz para que se vean más los pasos de peatones pues es una zona poco visible». En este sentido, insiste en que se trata de rebajar el número de accidentes en esta zona, concienciar a los conductores y llamar la atención para que los peatones sean más visibles.

El jefe de la Policía Local también dio a conocer que la Calle Real, enclavada en el barrio de San Roque, está cortada a la circulación debido a unas obras de saneamiento. La previsión es que continúen durante una semana, paren y se retomen después de Semana Santa. Asimismo, a medio plazo, se acometerán obras en la rotonda de Calabagueiros. «Tenemos todo planificado porque queremos que se cree el menor problema posible en esta zona, en el ámbito de influencia del colegio Condesa Fenosa», añadió Lozano.

Fernando Lozano en el Malecón, a la salida de la entrevista en Radio Valdeorras

El jefe de la Policía Local de O Barco, a su vez, se pronuncia sobre lo que considera un índice muy bajo de vandalismo en la villa barquense. «O Barco registra las estadísticas más bajas en comparación con otras localidades de la provincia y la Comunidad gallega», argumenta. Además, valora que son casos puntuales y aislados. «No nos podemos alarmar. O Barco no es una villa conflictiva», sentencia. Recuerda que hay servicio nocturno de vigilancia de la Policía Local de modo que, «cuando surge algún problema, se ataja de inmediato».



En cuanto al consumo de alcohol, detalla que «se ha rebajado la cifra», tal y como apuntan los controles que la Policía Local realiza cada fin de semana, al que hay que añadir el test de drogas, siendo O Barco la única Policía Local que realiza dicho control de consumo de estupefacientes, exceptuando la capital ourensana.

Fernando Lozano: «El radar en O Barco invita al conductor a reducir la velocidad»