domingo. 25.02.2024

Las cigüeñas ya están aquí. La comarca de Valdeorras es uno de sus  principales hogares en la provincia de Ourense. Su regreso se produce, cada vez más, antes de la época que dicta el conocido refrán: «Por San Blas, la cigüeña verás».  La razón está en el cambio climático, que  ha provocado que cada vez migren menos, quedándose incluso a vivir en la Península, y en otros factores como el cambio de hábitos alimenticios.



Su retorno muda el paisaje, del que ya forman parte. Esta romántica y familiar especie, que vive en pareja, es fiel a los nidos. Elige los mismos que ocupa los años anteriores. En el casco urbano de A Rúa, se acomoda sobre edificios, siendo el más veterano el tejado de la Cooperativa Virxe das Viñas, lugar en el que llevan anidando desde hace más de 20 años.

Nido sobre la cooperativa de A Rúa

Pero la estampa idílica de las cigüeñas también resulta lo contrario para algunas comunidades de propietarios. Alojar un nido en el tejado de sus edificios conlleva problemas. Uno de ellos es el peso. Un nido de cigüeña puede llegar a pesar entre 200 kilos y más de una tonelada, dimensiones que pueden causar daños en la estructura de la cubierta. Otro inconveniente son los excrementos de estas aves, que acaban provocando atascos en los canalones de las viviendas.

Nido en un tejado en la calle Campogrande

Por ello, este año, las singulares zancudas se han llevado una sorpresa y alguna pareja se ha topado con que no está su casa. Recientemente, anticipándose a la llegada de las cigüeñas, en A Rúa se ha retirado algún nido de los edificios debido a las molestias que generaba a los vecinos, entre ellos uno situado en la calle Progreso.



Ejecutar esta medida no fue fácil, entre otras cosas porque la cigüeña es una especie protegida —también sus nidos y polluelos—. Para desmontarlo y manipularlo hace falta permiso de la Consellería de Medio Ambiente, que sigue criterios muy estrictos para concederlo.

Frente a este nido que se asoma a la calle Progreso fue eliminado otro recientemente

El alcalde de A Rúa, Luis Fernández Gudiña, confirma que se retiraron nidos de algún edificio hace ya semanas, con las correspondientes autorizaciones, si bien «es un tema que gestionan las comunidades de propietarios de vecinos. No es algo que dependa del Ayuntamiento». Señala que algunos edificios ya están empleando sistemas anti nidouna estructura que se coloca en las chimeneas de los edificios para evitar que las cigüeñas aniden.

Más de 20 años llevan anidando sobre la cooperativa

Las parejas de zancudas sin hogar volverán a construir un nuevo nido. Aún cuando no hay censos oficiales que certifiquen un número exacto, el crecimiento de parejas de cigüeñas creció en las últimas décadas hasta consolidarse siendo Valdeorras y las zonas situadas a orillas del río Sil uno de los lugares con mayor población de estas aves.

Sobre la cooperativa de A Rúa

A partir de ahora, del mes de febrero, se inicia el ciclo reproductor, época en la que está completamente prohibido manipular o retirar los nidos. Las cigüeñas ya sobrevuelan el cielo de Valdeorras.



Menos nidos en A Rúa para las cigüeñas que vuelven a casa