sábado. 25.06.2022

El confinamiento limitó la exposición gradual y la adaptación de la piel, aumentando el riesgo de quemaduras

En el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, el Servicio de Dermatología del Área Sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Vadeorras ha recordado la importancia de un diagnóstico precoz así como la prevención evitando la exposición al sol. Esto último es el principal factor de riesgo de este tipo de tumores, especialmente este año, en el que el confinamiento limitó la exposición gradual y la adaptación de la piel, aumentando el riesgo de quemaduras.

En Ourense, según informar desde el SERGAS —Servicio Galego de Saúde—, se diagnostican anualmente alrededor de mil nuevos casos de cáncer de piel. En concreto, en 2019 fueron 967. De estos, los más numerosos son los carcinormas de células escamosas y los basocelulares —95.4%—. Estos son más frecuentes en la población de edad avanzada, por lo que aumentan año a año en paralelo al envejecimiento de la población.



Con un pronóstico más grave, pero afortunadamente menos habitual, se encuentra los Melanomas y el tumor de Merkel. Este último es el menos conocido, detectándose dos casos el pasado año, frente a los 42 del primero.

Todos ellos tienen algo en común, su principal factor de riesgo es la exposición al sol y más concretamente a la radiación ultravioleta. Por ello, el jefe del Servicio de Dermatología, José Álvarez López, es tajante y asegura que «la principal medida de prevención es evitar la exposición al sol», algo difícil de cumplir en la vida diaria, sobre todo en esta época del año.

Se recomienda por tanto emplear siempre crema solar con el máximo factor de protección —SPF 50, también conocido como pantalla total— y hacerlo de manera muy gradual para facilitar que la piel se adapte, evitando las horas en el que el sol está mas vertical, entre las dos y las cuatro de la tarde.

Álvarez López subraya también la importancia de la autovigilancia, para acudir al especialista de Atención Primaria ante cualquiera cambio significativo en la piel. Los principales signos de alerta son la aparición de una nueva lesión abultada de la piel y ante el crecimiento, o detección de una nueva mancha, tipo lunar, especialmente, cuando se observan bordes irregulares y aumento de tamaño.

Con esto, podrá realizarse un diagnóstico precoz, directamente desde el Centro de Salud o iniciar una vía rápida ante una sospecha de melanoma. Ourense fue de las primeras Áreas Sanitarias gallegas en implantar la vía rápida de melanoma, ya en 2014. Este circuito asistencial de respuesta rápida permite diagnosticar y de ser preciso, implantar tratamiento, en un máximo de 15 días, gracias a la colaboración de los servicios de Dermatología, Anatomía Patológica, Cirugía General, Atención Primaria, Radiología, Medicina Nuclear y Oncología, que componen el equipo multidisciplinar responsable de su detección, diagnóstico y tratamiento.

La cuarentena aumenta los riesgos del cáncer del piel