domingo 23/1/22

A pesar de que desde la Unión Europea se pide que los países adopten un horario definitivo la realidad determina que otra vez más tocará cambiar la hora

Otra vez más, el último fin de semana de marzo toca adelantar los relojes, por ello a las 2 volverán a ser las 3 con el fin de adaptarnos al horario de verano. Teóricamente en este 2021 los países que decidieran quedarse con la hora veraniega iban a hacer este cambio por última vez, pero la decisión se encuentra en un punto muerto que aboca a tener que volver a atrasar los minuteros el próximo 31 de octubre.

Entre los efectos de este cambio está el retraso en el amanecer y consecuentemente en el atardecer, ya que los días están en pleno crecimiento.

Hoy O Barco de Valdeorras recibía los primeros rayos por parte del Lorenzo a las 7:16 de la mañana, mientras que el astro rey se fue a las 19:50. Jornada que duró 12 horas, 33 minutos y 55 segundos, pues bien la jornada de mañana arrancará 58 minutos después, a las 8:14 y el sol se irá a las 20:51 por lo que el día tendrá 5 minutos más de duración.

Esta evolución creciente de las jornadas continuará hasta el 20 de junio, cuando tendrá lugar el solsticio de verano. El día mas corto del año se producirá el 21 de diciembre.

El cambio de horario tiene como objetivo maximizar la exposición al sol durante las horas en que la población está despierta y activa. Seguir con este cambio supone que nuestro organismo sufra las alteraciones de sueño dos veces al año. Suprimir la medida supondría vivir en exposiciones de luz errónea. Continuar con el horario de invierno implicaría que en la costa mediterránea a mediados de junio amaneciese a las 5:00 horas. Si por el contrario optamos seguir el horario de verano, en la costa atlántica, en diciembre no amanecería hasta las diez de la mañana.

A las 2 serán las 3... otra vez